El BBB censura con rotundidad nuevos ataques con pintadas prorrusas contra los batzokis de Sopuerta, Gordexola, Galdames, Olakoaga y Güeñes

La ejecutiva vizcaína de EAJ-PNV vuelve a denunciar estas acciones realizadas por grupos que legitiman el asesinato de miles de inocentes y civiles en Ucrania, y recuerda que ya son 11 los asaltos sufridos en sus sedes en los últimos diez días
El BBB censura con rotundidad nuevos ataques con pintadas prorrusas contra los batzokis de Sopuerta, Gordexola, Galdames, Olakoaga y Güeñes
28
Junio
BBB
COMPARTE
28 Junio | BBB

Personas desconocidas han atacado esta madrugada los batzokis de Sopuerta, Gordexola, Galdames, Olakoaga y Güeñes pintando en sus fachadas la característica ‘Z’ que representa a quienes apoyan la invasión rusa de Ucrania, y a las y los nostálgicos de la hoz y el martillo. Estos dos últimos se suman a los ataques organizados que han sufrido en los últimos días las sedes jeltzales de Loiu, Armintza (Lemoiz), Larrabetzu, Lezama, Lemoa y Zeberio por grupos que defienden la invasión de Ucrania y legitiman el asesinato de miles de inocentes y civiles en el nombre de la Gran Rusia. Ante esta ola de pintadas prorrusas, el Bizkai Buru Batzar condena rotundamente estas acciones ruines, vandálicas e injustificadas que atentan contra los derechos fundamentales y la dignidad humana de las personas refugiadas que han llegado a Euskadi huyendo de la guerra.

El PNV lleva 127 años haciendo política y defendiendo no solo lo causa vasca, sino todas aquellas causas que considera justas, y la de Ucrania lo es sin ningún género de dudas. De modo que esas personas, cuyos actos reflejan su miseria moral y su falta de humanidad, ni nos van a intimidar ni van a condicionar la acción política y humanista de las mujeres y hombres que conformamos EAJ-PNV.

Desde la ejecutiva vizcaína de EAJ-PNV seguiremos denunciando cada acción que socave el respeto a los Derechos Humanos, y recordaremos que los actos y las pintadas de una minoría no borran el no mayoritario a la guerra del Pueblo Vasco. Resulta muy difícil de entender, por no decir imposible, qué es lo que puede motivar a las personas autoras de estos ataques a apoyar la guerra orquestada por Putin y los crímenes de lesa humanidad que está cometiendo el Ejército ruso. Es lamentable que una minoría casi residual pretenda justificar la invasión militar rusa en Ucrania, y resulta deplorable que sean capaces de revictimizar con sus pintadas a las personas, en su mayoría mujeres, niñas y niños, que han tenido que huir de su país y de su casa para poder sobrevivir.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR