Unai Hualde: “Todavía hoy tenemos que lamentar que se sigan poniendo obstáculos a la normalización del euskera”

Con motivo del Premio Manuel Irujo, Unai Hualde, Presidente del Napar Buru Batzar (NBB) ha valorado el reconocimiento a Lizarra Ikastola y ha lamentado la situación en la que todavía hoy se encuentra el euskera en algunas zonas de Navarra
02 Octubre | NBB

En este sentido, ha señalado que “hoy EAJ-PNV está aquí en Lizarra para dar un merecidísimo reconocimiento a Lizarra Ikastola por su trayectoria de 50 años trabajando en la defensa y la promoción del euskera en Lizarraldea y en Navarra”.

“Todavía hoy tenemos que lamentar que se sigan poniendo obstáculos a la normalización de nuestra lengua, la lingua navarrorum, con sentencias contra el euskera y un PSN que permite, desde el departamento de Función Pública, que en zonas como esta, la mixta, tenga más valor y puntúe más el alemán, el francés o el inglés que el euskera”, ha lamentado Hualde.

Declaraciones que han tenido lugar minutos antes del vigésimo premio Manuel Irujo que concede la Asociación Irujo Etxea Elkartea. Con un año de retraso, tras el parón de 2020 por cuestiones sanitarias, la Asociación ha recuperado su iniciativa más pública y ha rendido homenaje a Lizarra Ikastola por sus cincuenta años de trayectoria.

El acto, ha contado con la presencia del Presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB), Andoni Ortuzar; la secretaria del EBB y Presidenta de SAF, Mireia Zarate; del Presidente del Napar Buru Batzar (NBB), Unai Hualde, así como de las parlamentarias forales de Geroa Bai María Solana y Blanca Regúlez y el concejal de Geroa Bai en Lizarra, Pablo Ezcurra, entre otras autoridades.

“Irujo Etxea valora el incansable trabajo de esta comunidad educativa por la recuperación del euskera y de la cultura”, ha expresado el presidente de la Asociación Irujo Etxea, Koldo Viñuales.
Viñuales ha querido hacer extensible este premio “a las familias, al profesorado y a todo el alumnado que ha pasado por la ikastola en estos cincuenta años. También a todos los colectivos y gentes de Lizarra y la merindad que han apoyado e impulsado el proyecto educativo”.

Entre los méritos que han atribuido a Lizarra Ikastola para la concesión del XX Premio Manuel Irujo, está el de que “con esfuerzo, trabajo e ilusión, este proyecto fue creciendo hasta convertirse en un centro referente en nuestra Merindad”.

El ‘seiburu’ de Irujo Etxea lo ha recogido de manos de Koldo Viñuales, Joseba Tristán, director del Centro en la actualidad y la Medalla la ha recibido Unai Gardoki, Presidente de la Junta Rectora de la Ikastola. Ambos han agradecido la entrega del Premio y a todos/as las personas que “han hecho posible cumplir el sueño de Lizarra Ikastola”.

El centro, sociedad cooperativa, abrió sus puertas en 1970 tomando el testigo de la Escuela Vasca que puso en marcha Fortunato Agirre en 1932. De los 24 alumnos matriculados el primer curso se pasó a los 137 en 1975, 371 en 1980, 532 en 1985 y los 634 en la actualidad.

Un proyecto que cuando echó a rodar en 1970 no lo tuvo nada fácil. "No podemos olvidar que por aquellos años, el euskara además de ser una lengua muerta en Tierra Estella, no gozaba de muchos defensores en las instituciones educativas de Navarra", ha recordado Viñuales.

COMPARTE