JUAN JOSE IBARRETXE<br>
Mensaje fin de año
31
Diciembre
2006
Otros documentos

JUAN JOSE IBARRETXE
Mensaje fin de año

JUAN JOSE IBARRETXE<br>
Mensaje fin de año
31
Diciembre
2006
Otros documentos

Para el pueblo vasco las navidades son época para la reunión familiar, para el recuerdo… pero este año ETA ha venido de nuevo a frustrar nuestras ilusiones.
Sea mi primer recuerdo emotivo de este mensaje de Gabon para las dos personas que siguen desaparecidas tras el atentado de Barajas y para sus familiares y amigos, así como para todas las personas que resultaron afectadas por la terrible explosión. Vaya para ellos mi solidaridad y la de todo el Pueblo Vasco. 

ETA nos ha amargado el fin de año pero no nos ha quitado la esperanza. Para nuestra generación, nuestro objetivo y nuestra responsabilidad es trabajar para alcanzar la Paz, y también lograr acuerdos políticos para decidir nuestro futuro, entre todos, aquí, en Euskadi. 

Está claro que ETA es la única responsable de lo sucedido ayer, pero ¿qué hemos hecho los demás? Quizá tendremos que hacer nuestra propia reflexión sobre cómo hemos gestionado el proceso de paz. Un proceso de esta naturaleza exige menos orgullo y más dosis de generosidad por parte de todos, porque, desgraciadamente es mucho más difícil construir la paz que hacer la guerra. Esto es terrible pero es así, como lamentablemente hemos vuelto a comprobar. 

Mientras sigamos confundiendo la violencia de ETA con la solución de un conflicto de naturaleza política, no avanzaremos. 

Es preciso no condicionar ni mezclar el fin de la violencia de ETA con el derecho a decidir nuestro propio futuro, ni tampoco al contrario condicionar el derecho a decidir, que nos asiste democráticamente, al final de la violencia de ETA. 

Porque, este derecho del pueblo vasco a decidir su futuro no está en manos de ETA, ni del Gobierno Español, ni del Lehendakari, está en manos de la propia sociedad vasca, ¡está en vuestras manos!, depositado en el Parlamento Vasco y recogido en la Propuesta de Nuevo Estatuto Político aprobada por mayoría absoluta en diciembre del 2004. 

Hay que mirar hacía adelante sin olvidar el pasado, con un recuerdo vivo y emocionado para las víctimas de la violencia…porque pacificar, convivir y reconciliar, no es amnesia sobre el pasado, sino lectura crítica del mismo. 

Pero no me habéis elegido como Lehendakari simplemente para constatar riesgos y dificultades sino para buscar salidas, para tomar iniciativas políticas y para liderar la esperanza. 

En un momento complicado como este, quiero deciros, con toda claridad que ni el Gobierno ni el Lehendakari vamos a dar por roto el proceso de paz ni el diálogo político para encontrar soluciones.
No podemos admitir que la esperanza de paz se desmorone. 

Mantenemos la esperanza. La esperanza de un pueblo es el mejor aliado para conseguir la paz. Y hablar de esperanza es hablar de vosotros y vosotras. Vuestro empuje, vuestro coraje, vuestra decisión es hoy la única garantía para seguir avanzando. 

Pero, alcanzar la paz y lograr acuerdos políticos, no es cosa exclusivamente de los políticos, como se está demostrando; es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros. Ahora es cuando más necesitamos vuestra participación activa en el proceso desde el comienzo hasta el final, desde el inicio hasta la consulta democrática en la que decidamos nuestro propio futuro. 

Por eso os invito y os pido que os impliquéis activamente. Os animo a que toméis parte en todas las iniciativas que para canalizar la participación de la ciudadanía vasca yo comprometí en el Debate de Política General y que pondremos en marcha en el mes de enero, que mañana iniciamos. 

Muchas veces nos preguntamos, y más en momentos difíciles como el que hoy vivimos, qué puedo hacer yo para ayudar, para empujar. Bien, aquí tienes la respuesta; participar, dar tu opinión, aportar tu granito de arena. Piensa que nadie puede hacerlo por ti y que necesitamos de la fuerza y la implicación de todos, la tuya también, para que esto salga bien. 

Yo estoy convencido de que la sociedad vasca es el sujeto de la solución. Tened la convicción de que todos y cada uno de los hombres y mujeres de este País sois la llave de la solución. 

Un nuevo año es una nueva oportunidad para seguir avanzando, para hacer realidad nuestros sueños y no olvidéis que los únicos sueños que no se realizan son los que nunca se han tenido. 

No dejéis de soñar, no dejéis que nadie arrebate vuestros sueños. 

Eskerri asko eta urte berri on.
COMPARTE