Entrevistas
28
Enero
2005
Entrevistas

Entrevista a Josu Jon Imaz en "La Voz de Galicia"

Entrevistas
28
Enero
2005
Entrevistas

Entrevistas


«La consulta del plan Ibarretxe no tendría valor jurídico»

 

Ocupa el mismo despacho que dejó Arzalluz, pero está en las antípodas. Diplomático y conciliador, subraya su «cercanía y afectividad con todos los pueblos de España»

 

"Los gallegos tienen predisposición a entender una reivindicación nacional"    

 

      Javier Armesto | enviado especial | Bilbao

Paradojas. El plan Ibarretxe plantea el mayor desafío a la Carta Magna desde 1978, pero Josu Jon Imaz se queja de que la forma de tramitarlo en el Congreso «ataca un precepto constitucional». El presidente del PNV asegura que «Euskadi seguiría estando dentro del Estado español, sería una relación de poder diferente».


-Al final del camino tendrá que haber un respeto a la voluntad de la sociedad vasca a través de una fórmula pactada y negociada con el Estado.

-Pero en un pacto las dos partes tienen que ceder.

_Sin duda, no creo en los pactos en los que uno mantiene al cien por cien sus posiciones, eso sería una imposición.

-Entonces, se supone que no van a alcanzar este ese estatus de libre asociación a España, que es su cien por cien.

-Yo creo que la clave está en que consigamos alcanzar un acuerdo que respete los derechos y las garantías de las dos partes. Porque si planteamos el debate en los términos clásicos, yo, como nacionalista, defendería que la soberanía reside en el pueblo vasco, y, legítimamente, uno puede defender que la soberanía reside en el pueblo español. Y eso no tiene solución.

 -El Congreso va a rechazar el próximo día 1 el plan Ibarretxe. El lendakari ha dicho que a pesar de ello convocará un referéndum.

-Bueno, a mí me gustaría que el Tribunal Constitucional suspendiese el debate, porque lo que vaya a pasar sentaría un precedente para cualquier negociación de un Estatuto, en Galicia o Cataluña. Estamos hablando del artículo 151 de la Constitución, que marca que debe ser un procedimiento negociado y pactado, con un plazo tasado y con la participación de la comisión constitucional del Congreso.

-¿Y si no lo suspende?

-Pues nos vamos a encontrar un escenario electoral, en mayo, y nosotros vamos a presentar a la sociedad vasca este plan como programa electoral. Esperamos tener un respaldo amplio y tras las elecciones volveremos a plantear la negociación. Si encontramos todas la vías bloqueadas, someteremos a consulta el Estatuto. También hemos puesto siempre una condición: nunca celebraremos esa consulta si no existe el cese definitivo de cualquier tipo de violencia.

-Pero el Gobierno vasco no tiene capacidad para convocar consultas.

-Yo creo que no es ilegal. Otra cosa diferente es que ese referéndum, para que tuviese una traslación al marco jurídico, tendría que ser tras un acuerdo con las Cortes Generales. Es decir, el resultado no tendría un valor jurídico, pero sí un valor político.

-¿No sería vinculante?

-No, no sería vinculante. Sólo lo sería si hubiera un acuerdo entre el Parlamento vasco y las Cortes. Sería sólo una consulta política para expresar la voluntad de la sociedad vasca y forzar una negociación.

-¿Cuál sería el porcentaje de apoyo para seguir adelante? ¿Bastaría un 51%?

-En primer lugar, debería tener mayoría en las tres provincias. Yo creo que debería alcanzar al menos el porcentaje que obtuvo el Estatuto en 1979, que fue del 53%.

-Eso dejaría a un 47% de la población fuera.

-Es la situación actual. El Estatuto de Guernica lo rechazó un 47%. Y la Constitución española obtuvo en Euskadi el 30,8% del censo. Eso nos señala la existencia de un problema de falta de legitimación del marco político del Estado, que deberíamos resolver.

COMPARTE