El cántaro vacío es el que más ruido mete

Iritzia
30
Azaroa
2009
Iritzia

Gobierno ausente... excepto en los periódicos. Sin ideas, vacío, pero con ruido político y mediático. Lo decía muy bien Alfonso X El Sabio: "El cántaro vacío es el que más ruido mete".

Pasado el periodo de gracia, el Gobierno vasco del Partido Socialista apoyado por el Partido Popular, conocido también pomposamente como el gobierno del cambio, ha resultado ser un gobierno activo en el desmantelamiento paulatino de elementos centrales de la personalidad y de la identidad vasca y un gobierno en paro en lo que a gestión económica y social del país se refiere. Gobierno en paro... pero, eso sí, con fotos, con muchas fotos. Es un gobierno apasionado por la fotografía. Es así que el frenético activismo político-mediático en algunas materias contrasta con la pobre aportación de ideas. O, lo que es peor, con la desidia con la que se tratan política y presupuestariamente políticas estratégicas para el país.

Han convertido, eso sí, carteles de presos, delegaciones vascas en el exterior, la eliminación de los libros de texto del demoníaco término Euskalherria, el Euskera en la escuela, la ikurriña de la Ertzain-tza, etc., en temas centrales para el futuro de nuestras vidas. Sin duda, todos ellos encabezan el listado de los problemas reales de los ciudadanos.

La crisis del Alakrana ha revelado nuevos rasgos del Gobierno. Ha aparecido injustificadamente crispado, sin norte, despistado, con manifestaciones que se contradecían dentro del propio gobierno en 24 horas, incomprensiblemente lejano de las familias, a las que se les decían cosas que no eran verdad.

El Gobierno igualmente ha revelado su afán propagandístico a la hora de abordar el desarrollo estatutario. Desconocedor de los temas en materias de transferencias, ha anunciado que asumirá a partir del 1 de enero la transferencia de empleo sin que se sepa cómo será esa transferencia. Es decir, sin haber alcanzado acuerdo alguno y sin que nos hayan explicado los fundamentos que el Gobierno mantiene en esta cuestión. La muestra más evidente del fracaso es la polémica que han montado alrededor de la transferencia de empleo, en la que, si el PNV ha tenido alguna culpa, ha sido la de intentar garantizar que la transferencia respetará lo que está escrito en el Estatuto y el Concierto Económico.

Y está ausente, escandalosamente ausente, en materia de desarrollo económico. ¿Hay alguien que pueda decir cuál es la estrategia económica del actual Gobierno vasco? Se puede decir que, en materia económica, el Gobierno no está. Y, lo que es peor, ni se le espera. Y esto es grave, porque no se puede vivir mucho tiempo del cuento. Hay que trabajar, tomar decisiones todos los días. Claro que, para eso, hay que tener ideas, frescura, tensión intelectual.

Un portavoz del gobierno decía recientemente: "Se ha colocado muy bien nuestra deuda". ¡Claro! Como que las agencias internacionales de rating otorgan a Euskadi triple A, máxima confianza del mercado global por encima de España, en lo que es una decisión insólita pues una región no puede estar por encima de su Estado. Pero cuidado, esto también se acaba si no se hacen las cosas bien. De hecho, una gestión nefasta puede acabar en poco tiempo con una confianza que nos hemos merecidamente ganado tras 30 años de gestión responsable las instituciones de este país.

Mención aparte merece la desidia con la que el Gobierno vasco está tratando una política estratégica de futuro como es la política en I+D+i. Es incomprensible que, a pesar de la propaganda, ésta se reduzca presupuestariamente por primera vez en nuestra historia reciente. Dejar de apostar por una sociedad en la que la innovación y el conocimiento se ponen en primera línea es una irresponsabilidad manifiesta.

Por otro lado, se hace cada vez más necesaria la presencia en el exterior, comprar, vender, relacionarnos económica y políticamente... pero se desmantelan, sólo por prejuicios políticos, nuestras delegaciones en el mundo cuando más se necesitan, cerrando los ojos a una lección que de manera dramática nos está dando la actual crisis. Así lo está haciendo hoy todo el mundo, así lo están haciendo cada vez más regiones, naciones y estados de Norteamérica, de Asia, de Australia.

¿Quién va a defender la personalidad de la sociedad, del empresario y la empresa vasca en el exterior? ¿La diplomacia española? ¿Acaso no merece el pueblo vasco, la cultura vasca, la economía vasca, el euskera, tener su propio lugar en el mundo? ¿O será que el empresario y la economía vasca -al igual que el pueblo vasco- tampoco existen? El PP y el PSOE están equivocados. Defender una identidad vasca abierta al mundo, no negadora de la identidad española ni de ninguna otra, sino en convivencia con ellas pero, eso sí, sin ser barrida por ninguna de ellas, es el camino para defender nuestra economía y nuestro bienestar, nuestros puestos de trabajo.

Hablemos claro: defender la identidad vasca abierta al mundo en armonía, en convivencia con otras identidades, es defender el futuro económico, el bienestar de nuestras mujeres y hombres. "Abiertos al mundo sin olvidar las raíces". Este debe ser nuestro proyecto. Y que nadie nos engañe diciéndonos que defender nuestra identidad es "cosa del pasado". No, mirar al mundo sin olvidar nuestras raíces, competir con raíces, innovar con raíces, es un concepto moderno. El "regreso a las culturas", como dice el profesor Kiko Caballero, es la "nueva utopía", el único camino para construir un futuro próspero.

La presencia del gobierno ausente es, no obstante, notable en los medios de comunicación. Como notable es también la eficacia con la que se emplea en el convencimiento de aquellos profesionales que no hacen lo políticamente correcto. El caso de EITB es paradigmático por la contundencia que emplea en la limpieza de aquel profesional que no está alineado con las tesis gubernamentales, así como por la claridad con la que se observa una independencia del medio que curiosamente lleva a ni siquiera dar cobertura a las opiniones de la oposición de este país. Ocultando a las claras, muy especial y pertinazmente, las posiciones y argumentos del partido político -PNV- que de largo ganó, mal que les pese, las elecciones del pasado 1 de Marzo de 2009. O será, quizás, que EITB se ha convertido en un agente, otro más, que pretende hacer olvidar a la gente quién ganó las elecciones en este país.

En fin, muy democrático este gobierno del cambio, en la línea del mejor PP y PSOE cuando atrapan el poder: manejar a su antojo a los medios de comunicación, y al que no está de acuerdo... pues ya saben, a la calle. Y, eso sí, un PP y un PSOE que en Madrid andan a palos todos los días, pero que aquí, en Euskadi, se dan besos a diario.

Sin duda, somos un problema de Estado. Sólo por eso se entiende esta coalición. O es que hay alguien que piensa que el PP y el PSOE juntos y solos representan solución alguna para este país. No, son una solución de Estado para un problema de Estado. Así que hay que espabilar que, si no, se nos hará de noche.

En conclusión, cuando el afán de revancha, cuando las coaliciones para echar pero no para construir nada se apoderan de las instituciones públicas, las ideas quedan sustituidas por las fotografías, y el interés general sustituido por el objetivo inmediato de cuidar la parroquia. Y el que se mueve... no sale en la foto.

Cada vez estoy más convencido de lo acertado de la afirmación que hizo, cuando se formó este gobierno del cambio, el señor Núñez Feijoo, Presidente de la Xunta de Galicia: "Los gobiernos que nacen contra las urnas, mueren en las urnas". Y, si no, al tiempo.
PARTEKATU