Elkarrizketak
20
Uztaila
2008
Elkarrizketak

El Correo

Elkarrizketak
20
Uztaila
2008
Elkarrizketak

Ortuzar: «El 26 de octubre amanecerá y habrá que seguir proponiendo alternativas»

Andoni Ortuzar (Abanto, 1962) anda con pies de plomo. Anuncia «un nuevo ciclo político» a raíz de la suspensión cautelar de la ley de consulta, aunque no lo concreta. Respalda a Juan José Ibarretxe en su defensa de la ley que posibilita el plebiscito, marcado en el calendario el próximo 25 de octubre, pero se esfuerza por demostrar que al PNV también le preocupan los problemas diarios de la calle. Presidente del Bizkai buru batzar desde enero tras dejar la dirección general de EITB, Ortuzar aboga por un partido abierto en un mundo globalizado a través de su programa Think Gaur (Pensar hoy) y, pensando en Ibarretxe, evita pasar página a la consulta.

-Usted, como periodista, ¿podría resumir en un titular qué es el Think Gaur 2020 del PNV?

-Es ponerse al día como partido, conectar con la sociedad.

-Esta apuesta del PNV por romper la fronteras con un mensaje universal y de progreso contrasta con un partido que, debido a la consulta, parece como encerrado en su mundo y solapado por la figura de Ibarretxe.

-No cabe duda de que la acción política del PNV es la consulta, pero es mucho más que eso. Estamos en un tiempo de transición. Con la ley de consulta y lo que ella traiga en el ámbito político, finalizará un tiempo político en este país y se abrirá otro. Nosotros con el Think Gaur nos preparamos para esa nueva etapa. El PNV siempre ha ido un paso por delante, pese a tener esa etiqueta de tradicional y conservador.

-Pero es que esa es su base, además del humanismo.

-El humanismo lo mantenemos, pero no la base conservadora. En mi época en EGI (la organización juvenil del PNV) se solía decir en broma que éramos democrata-cristianos. Demócratas de cintura para arriba y cristianos de cintura para abajo. Hoy el PNV es más abierto, progresista.

-¿Ese nuevo ciclo político se ha iniciado ya con la decisión del Constitucional de frenar la consulta?

-No. Estamos en un tiempo que no ha llegado a su final, pero lo estamos solapando con el inicio de una nueva etapa. Pensar que la ley de consulta lo es todo en la política vasca es un error La ley de consulta es muy importante, un nuevo paso por ver si es posible iniciar un nuevo camino para llegar a la pacificación y la normalización. Vamos a pelear para que salga. El 26 de octubre, como dice el lehendakari, amanecerá y tenemos que seguir proponiendo alternativas a la crisis económica y al contencioso, conflicto político, como le queramos llamar.

-¿Pasa ya la página de la consulta?

-No, no. El libro de la consulta tiene todavía páginas por pasar y páginas por escribir.

-¿Cuál es la respuesta que el PNV va a dar a la suspensión de la consulta por el Constitucional?

-En la medida en que somos el principal partido de gobierno, somos un partido institucional e institucionalizado. Desde el Gobierno y el Parlamento vasco vamos a dar una respuesta jurídica. En el recurso del Abogado del Estado hay muy poco derecho y mucha política.

-¿Están dispuestos a dar una respuesta política conjunta con quienes apoyaron la iniciativa del lehendakari?

-La primera respuesta es socializar esto y poner nombre y apellido a los causantes: José Luis Rodríguez Zapatero. Quiere echar un pulso a Euskadi y, a la vez, utilizar la táctica del chipirón. Usar lo vasco como una tinta que emborrona el panorama económico.

-En esa respuesta política, ¿el PNV volverá contar con el apoyo de EHAK?

-No. No nos vamos a engañar. EHAK dio un sí en el Parlamento que es el no más rotundo que recibió la consulta.

-Pero sirvió para sacarla adelante.

-Sí, formalmente. Pero lo hicieron con un sí y siete abstenciones. Por si cabía duda, sus portavoces ya han dicho que no van estar del lado del tripartito salvo que sea para desbordar el marco constitucional.

-¿Y eso ustedes no lo pretenden?

-No. Esta Constitución no nos gusta, no tiene legitimidad social en este país. Pese a ello, somos un partido que le gusta respetar las reglas de juego e intenta cambiarlas desde dentro. ¿La realidad de España es hoy la misma que en 1978? No.

-Ibarretxe confiesa que está volcado las 24 horas del día en la consulta.

-Los días de Ibarretxe deben tener más de 24 horas porque le veo muy atento a la ley de consulta, pero a la vez liderando el plan de aceleración económica, cooperativas, temas culturales... Nos quieren meter en la trampa de que sólo nos ocupamos de la consulta y dejamos en un segundo plano los problemas del día a día. No es verdad y, además, el derecho a decidir es algo deseado por una gran parte de esta sociedad.

-¿Tendrán razón los partidos de la oposición que ven al presidente del PNV, Iñigo Urkullu, «desbordado»?

-Llevamos años con planteamientos maniqueos, con la situación del PNV, la relación con el lehendakari... No veo a Urkullu desbordado.

-¿Está de ruta por el extranjero para poner distancia con la consulta?

-No. Ha caído así en nuestro calendario. Urkullu ha estado en París, marcha a Estados Unidos, tenemos viajes previstos a India y Singapur. Estamos viendo modelos de éxito de desarrollo social y económico para su aplicación en Euskadi. Lo lógico es que del Think Gaur saliera un programa electoral potente.

-¿La mejor consulta serían unas elecciones autonómicas ya?

-No es lo mismo. No hay por qué pensar en que un ciudadano da la confianza a un partido para todos los temas que surjan durante cuatro años.

-¿Teme una fuga de votantes? PSE y PP abren su puerta al nacionalista desencantado.

-No. Euskadi no ha cambiado tanto sociológicamente como para que se nos vayan en masa los votantes templados. Tengo la convicción de que hay muchísimos simpatizantes socialistas y populares que no le tienen miedo a la ley de consulta. Que no les repugna. Siempre que vamos con el sí, alguien nos dice no. Nos dijo no ETA en Lizarra, no Zapatero y Aznar con el Estatuto político y no otra vez Zapatero en la ley de consulta. La ciudadanía se dará cuenta de que unos apostamos por avanzar y otros, enrocados en el no. Es el paroxismo centralista.

-¿O el «órdago soberanista»? Iñaki Azkuna, principal referente electoral del PNV en Vizcaya, pide recuperar la centralidad y olvidar la consulta cuando ya «te has dado tres veces contra la pared».

-Pero es que el PNV no ha perdido la centralidad. Nos quieren quitar del centro y subir al monte. Pero no nos vamos a dejar. Somos un partido central y centrado.

-El número de inmigrantes empadronados en Euskadi supera ya al 5% de la población total. ¿Es partidario de que tengan a derecho a voto como propugna el PSOE?

-Sí. Nosotros somos conscientes de que Euskadi tiene un problema de natalidad. Si queremos que Euskadi sea una nación con futuro, necesitamos un número mínimo de población, mano de obra. Lo que no puede ser es que venga gente a sacarnos las castañas del fuego y luego no darles derechos políticos.

-Una persona de la margen izquierda como usted, que ha convivido con vascos venidos de otras autonomías, ¿cómo concibe la inmigración? ¿Es una oportunidad para que el PNV crezca o un freno al nacionalismo?

-Es una realidad que puede reforzar el nacionalismo, la causa vasca, si le sabemos dar una respuesta generosa e inteligente.

-Una curiosidad, ¿por qué el Think Gaur es a fecha de 2020?

-Para dar la idea de que no estamos pensando en mañana; en sólo ganar las elecciones. Hacemos propuestas pensando en dos o tres legislaturas. Además, 2020 es una cifra redonda. Nadie pondría un 2017.

-Tras el congreso vasco, ¿confía en la apuesta por el diálogo del PP?

-El PP está preso de su estrategia, tejida en los años del 'aznarato'. Les veo con ganas de salir. Han visto que no tienen a nadie con quien hablar y que tienen que ganar por mayoría absoluta para gobernar en las instituciones. Y eso es muy triste.

-¿Qué espera de Basagoiti?

-Antonio es una persona abierta, entiende este país, hombre, con una visión en las antípodas de la nuestra, pero dispuesto a hablar. No esperaría mucho más. Su estrategia es que si puede desalojar al PNV de las instituciones lo va a hacer.

-Eso es lo que se espera de un rival.

-Quiero decir que le dará los votos al PSE para que sea así. Y veo a los socialistas todavía bajo los efectos de la resaca del triunfo electoral de marzo. Utilizando malas artes en la política diaria sin darse cuenta que, el día después de las elecciones, vamos a tener que empezar a hablar de lo que ahora no quieren. Tendrán que optar por entenderse con el PNV o el PP, porque no va a haber más opciones en este país. No me refiero a pactos de gobierno, hablo de modelo de este país.

-¿El PNV volverá a explotar la imagen de un PP y un PSE unidos?

-El PSE huye como de la peste del abrazo de Basagoiti. No quieren que se reedite la foto de Mayor Oreja y Nicolás Redondo. Saben que sería quemar su apuesta vasquista. Pero no me cabe duda de que el PSE aceptará los votos del PP para desalojarnos de Ajuria Enea.

-El único abrazo que se ha visto es el de Patxi López con Josu Jon Imaz.

-Hombre, Josu Jon es una persona muy amable y afectiva. A Patxi López le habrá encantado esa fotografía. El asunto es si es un abrazo sincero o no. Los socialistas nos dijeron que hasta después de las elecciones no habría mus. Pues ya veremos. Igual jugamos a la brisca.
PARTEKATU