Josu Erkoreka
03
Ekaina
2008
Elkarrizketak

El Correo

Josu Erkoreka
03
Ekaina
2008
Elkarrizketak

Josu Erkoreka: «Sería absurdo negar que la propuesta de Ibarretxe ha generado debate interno»

Prudente y cauteloso, Josu Erkoreka evita colocarse en las hipótesis más catastrofistas que para el PNV podrían derivarse de la arriesgada apuesta de Ibarretxe. Entrevistado en 'Punto Radio' por la directora de 'Protagonistas Bizkaia', Almudena Cacho, el jefe de Informativos, José Ramón Bernardo, y la redactora de EL CORREO Olatz Barriuso, el portavoz peneuvista en el Congreso admite las discrepancias internas que ha generado el lehendakari, pero se felicita por haberlas sabido «reconducir con disciplina».
-¿Habrá consulta?

-Espero que sí. En los regímenes parlamentarios el Gobierno es un actor muy importante que marca los tiempos y las iniciativas.
-Lo cierto es que todas las evidencias indican lo contrario.
-Me parece preocupante que el Gobierno central se marque el propósito de poner palos en las ruedas a las iniciativas planteadas por un Gobierno democrático, como me lo parece también que Zapatero dé por supuestas determinadas decisiones judiciales. Sabemos que la fiabilidad de los jueces en este país, sobre todo cuando tienen que decidir sobre cuestiones políticas, es poco menos que nula. Pero que el presidente dé pábulo a esas sospechas es poco edificante.
-¿Qué esperan de la izquierda abertzale?
-Es muy libre de decidir lo que considere pertinente.
-¿Usted ve un rechazo taxativo a ETA en la consulta?
-Estoy de acuerdo con Patxi López, sin que sirva de precedente, cuando decía que no es muy oportuno preguntar ahora a la sociedad vasca si condena o no a ETA porque un Gobierno democrático debería dar por supuesto que así es. Sería inoportuno y hasta impertinente.
-En todo caso, el rechazo podría haber quedado explícito.
-La pregunta parte del presupuesto de que ETA está condenada por la sociedad y propone una salida, dando por supuesto que estamos contra ella. La toma de posición es clara. Me podrán decir que podría haber sido más contundente, pero no estamos en una carrera para ver quién lo es más. Nadie ha reprochado al PSOE que no haya enfatizado a cada paso la condena a ETA cuando estaban en una dinámica de diálogo con ellos.
-Iñigo Urkullu dijo que sería contudente y la realidad es otra. ¿En qué posición le deja eso?
-No sé qué es lo que pensaba exactamente el periodista que le hizo esa pregunta ni lo que bullía en la cabeza de Iñigo cuando respondió. Dando por supuesto que la sociedad y las instituciones vascas están rotundamente en contra de ETA, lo que procede ahora no es preguntar a la sociedad si también lo está, sino si está de acuerdo o no con un procedimiento determinado para liquidar esa lacra.
-¿La segunda pregunta es un paso a favor de la autodeterminación?
-Plantea un principio democrático. Nadie pone en cuestión que el futuro está en manos de los vascos, algo muy difícil de no compartir por partidos que crean que la soberanía está en el pueblo.
-¿Y proponer directamente que el acuerdo político gire en torno al ejercicio del derecho a decidir no es ir de entrada contra el sentir de la mitad del Parlamento?
-Esa parte del espectro político suele decir que los vascos llevamos decidiendo en las urnas desde el año 77. Pues que asuman esa posición y que luego defiendan su criterio sobre el derecho a decidir, que es que ya disfrutamos de él.
-¿Le habría gustado que las cosas ocurriesen de otro modo en el PNV?
-La salud de un partido no depende tanto de que haya distintas opiniones en su seno, sino del hecho de que esas diferencias internas -que existen en nuestro caso y no lo voy a negar- puedan reconducirse hacia una posición única. Y esto sí está ocurriendo. Hay criterios diversos, pero cuando el EBB o la asamblea nacional marcan una ruta, se acabó la historia y todo el mundo se acomoda disciplinadamente. En la militancia del PNV se asume la disciplina histórica, el respeto a la institución.
-O sea, que a todos no les gusta lo que está haciendo Ibarretxe.
-Ha habido expresiones públicas discrepantes, y sería absurdo negar que esta iniciativa no ha tenido ningún debate interno. Ha habido posiciones de todo tipo.
-¿El cierre de filas no es artificial entonces? ¿No podría originar una fractura mucho mayor si el plan se estrella en las urnas?
-No hay fractura, lo que existe son distintos criterios y mecanismos internos de reconducción. Me lanza a unas posiciones extremas en las que no me quiero colocar.
-Si el plan fracasa, ¿Ibarretxe sería el mejor candidato para el PNV?
-El lehendakari es uno de nuestros principales activos, así lo dicen las encuestas, y un gran candidato. Pero también es cierto que él ha abierto la posibilidad de que se pueda retirar. Esto en el PNV se gestiona entre las mayorías que resultan de las bases y la propia disposición del interesado.
-¿No es ingenuo o falso pensar que la consulta propiciará una tregua cuando ETA lleva cuarenta años sin escuchar a la sociedad vasca?
-La consulta contribuye a arrinconarla un poco más. Esta iniciativa está construida sobre los mismos mimbres que planteó el PSOE en el proceso de paz, pero colocados de otra manera. Los socialistas otorgaron un papel central a ETA y aquí lo que se pretende es marginarla y demostrarle que somos capaces de alcanzar acuerdos sin ella.
-¿Cómo se presentan las alianzas en esta legislatura en Madrid?
-El desarreglo en el que estamos la mayoría de las fuerzas políticas del arco parlamentario está permitiendo al PSOE casi disfrutar de mayoría absoluta sin tenerla.
PARTEKATU