Hitzaldia
30
Urria
2006
Hitzaldia

Nuestros pueblos y ciudades, espacios para la paz y la normalización política

Hitzaldia
30
Urria
2006
Hitzaldia

El pasado día 22 de septiembre propuse en el Pleno de Política General la puesta en marcha de un proceso de participación social para que nuestros pueblos y ciudades se sitúen en la primera línea del trabajo por la paz y la normalización política de nuestro país. No es una idea nueva. En el debate de investidura el Gobierno subrayó “la necesidad de articular instrumentos para canalizar las aportaciones de los representantes sociales y facilitar la participación de la propia sociedad vasca, con objeto de completar el papel insustituible de las fuerzas políticas con una red social que sirva de acompañamiento y de cuerpo a los procesos de Paz, de Normalización Política y de Reconciliación”. Estoy convencido de que sólo alcanzaremos ese horizonte si logramos que los ciudadanos y las ciudadanas vascas sientan como propio el proceso y se impliquen activamente en la búsqueda de la solución. Si lo desean, los ayuntamientos vascos pueden ser el mejor nexo de unión entre ambos.

Los partidos políticos y los responsables institucionales tenemos la obligación y la responsabilidad de facilitar el derecho de todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas vascas a participar, debatir, expresar sus opiniones y manifestar su voluntad, en un proyecto que les atañe directamente. Tenemos que facilitar que todos los ciudadanos que deseen hacerlo puedan participar a lo largo de todo el proceso. El proyecto de participación social que vamos a diseñar junto a EUDEL, por lo tanto, debe estar abierto a toda la ciudadanía vasca, sin ningún tipo de exclusión, primando la sencillez y la claridad.

No se trata de sustituir a la política, ni de competir con los partidos y los movimientos sociales, porque eso sería abocar esta iniciativa al fracaso desde su propio nacimiento. Se trata de cooperar con las organizaciones sociales, movimientos cívicos y ayuntamientos para apoyar sus actividades y canalizar las opiniones y deseos de la ciudadanía vasca con objeto de que sean tomados en consideración por la Mesa de Diálogo Político y por las instituciones.

La participación de la sociedad vasca es un acompañante necesario del papel que corresponde a los partidos políticos en este proceso. Como bien saben las máximas autoridades municipales, la participación ciudadana es una forma de abordar la complejidad de las sociedades modernas y constituye un proceso de maduración democrática, así como de fortalecimiento de la identidad colectiva. Los acuerdos y decisiones que se adopten por la Mesa de Partidos tendrán una mayor solidez y legitimidad si a lo largo de todo el proceso han sido acompañados por la opinión pública.

El liderazgo municipal

Un proyecto abierto y dinámico de participación social no es posible sin contar con la colaboración y cooperación de quienes se encuentran más cerca de los ciudadanos. Además, una visión retrospectiva de la sociedad vasca destaca el liderazgo social que han ejercido los responsables de nuestros pueblos y ciudades en los momentos clave de nuestra historia. Desde esta perspectiva, estaremos en disposición permanente a colaborar con todos aquellos municipios que deseen participar. Los ayuntamientos constituyen el vehículo fundamental para canalizar la participación de los ciudadanos a través del rico tejido asociativo con el que conviven. Desde las asociaciones de vecinos hasta los movimientos sociales, sin olvidar a los agentes políticos presentes en cada localidad.

En una primera fase se procederá a contrastar los objetivos, instrumentos y los diferentes ejes de actuación con los representantes municipales, así como con el resto de agentes sociales y políticos que deseen colaborar con esta iniciativa en sus ámbitos respectivos. Necesariamente, esta propuesta de participación ha de ser abierta y flexible a lo largo de todo su desarrollo y las iniciativas se irán adecuando en función de la evolución del proceso y del contraste con la Mesa de Partidos Políticos.

La ejecución de las diversas iniciativas que decidan los representantes municipales se adaptará a las demandas de la propia sociedad a lo largo de las diferentes fases del proceso de participación ciudadana. En todo caso, podemos adelantar que este proyecto girará en torno a la convocatoria de “foros de participación municipal”. Estos foros tendrán el objetivo de generar un espacio de comunicación en el ámbito municipal para informar y socializar el debate en torno a la evolución y contenidos del proceso de normalización y pacificación, y canalizar, desde el ámbito municipal, las aportaciones ciudadanas a los representantes políticos e institucionales. Esta idea y otras fórmulas de colaboración fueron contrastadas y valoradas positivamente en la Comisión Ejecutiva de EUDEL el pasado 25 de septiembre. Ahora nos toca elaborar conjuntamente el plan de trabajo que deberá ser posteriormente adaptado a cada realidad local.

Un reto de todos

El proceso de participación ciudadana va a ser un instrumento fundamental de acompañamiento y una garantía para la labor que desarrollemos los responsables políticos, pero lograr la implicación activa de la sociedad vasca es un reto que nos atañe a todos. La construcción de un escenario de convivencia, de paz y de normalización política definitiva para Euskadi requiere de una intensa labor de diálogo, entendimiento y trabajo desarrollados en todos los ámbitos de nuestra actividad diaria. La realidad y la esperanza de paz abierta requieren el apoyo, el empuje y la participación activa de todas las personas de este Pueblo.

Estoy plenamente convencido de que la participación de la sociedad vasca en el proceso de pacificación y de normalización política aporta valor democrático, fortalecimiento de la legitimidad de los procesos y profundización en los niveles de eficacia de la ejecución de los mismos. Ahora tenemos una oportunidad inmejorable de demostrarlo.
PARTEKATU