SAN INAZIO EGUNA 2019. Andoni Ortuzar

SAN INAZIO EGUNA 2019. Andoni Ortuzar
31
Uztaila
Hitzaldia

Alderdikideok, alderdizaleok, jeltzale guztiok, agur! Agur eta zorionak Alderdiaren ehun eta hogeitalaugarren urtebetetze honetan. Gaur, ospatzeko eguna da. Ospatzeko baina, baita, apaltasun osoz, gure harrotasuna erakusteko ere. Harro gaude, oso harro, iritsi garen lekura iritsi garelako. Baina, gauza guztien gainetik, gaurkoa da ideia batekin daukagun konpromisoa adierazteko eguna. “Euzkadi da Euzkotarren aberria”. Eta gure konpromisoa da ideia horrekin eta aberria askatzeko sortu zen tresnarekin, Euzko Alderdi Jeltzalearekin, eta, jakina, bere etorkizunaren jabe izan nahi duen Herri batekin, Euzkadirekin.

Primero, celebrar. No se llega todos los días a 124 años. Es una edad que todavía no está al alcance de los humanos, pero tampoco hay muchas organizaciones, de cualquier tipo que sean, que hayan logrado perdurar tanto, y menos en la política. Por eso nos debemos mostrar orgullosos y orgullosas de que nuestro Alderdi esté ahí, en esa lista corta de entidades longevas pero con mucha vida y energía por delante. El año pasado, utilizaba el número 123 para hacer el un-dos-tres del Partido. He estado dándole vueltas a qué analogía podía hacer con el 124… y la única que me ha venido a la cabeza, pero creo que no está mal traída del todo, es la de comparar al Partido con aquel coche Seat 124 que, cuando yo era pequeño, era el coche que todo el mundo quería tener. Nosotros en casa teníamos un 600, que iba muy bien y nos llevaba a los seis de casa donde hiciera falta, pero en la carretera siempre se nos iban los ojos, a todos, cuando pasaba algún 124, y no te digo nada si era el 124 sport... Era el coche de la época. Pues humildemente, pero con orgullo, podemos decir que el PNV es hoy a los partidos políticos lo que aquel 124 era entonces a los coches. El PNV es el partido que todo partido actual quisiera ser.

Estad tranquilos y tranquilas. No se nos han subido a la cabeza los recientes resultados electorales, y eso que han sido muy buenos. Ni nos hemos vuelto unos haundikis que se creen mejor que la media. No se trata de eso. Es justo lo contrario. Si hoy el PNV está aquí cumpliendo 124 años y en su plenitud política no es por haber sido ni soberbio, ni haundiki, ni porque sus dirigentes hayan sucumbido a la egolatría. Es porque a lo largo de estas muchas décadas el Partido siempre ha estado por encima de los dirigentes, y porque el Pueblo y el bien común han estado siempre por encima del Partido. Un dato muy revelador: el Partido cumple 124 años, pero la ikurriña cumplió el pasado 14 de julio 125. Sabino pensó primero en el País y sus símbolos, y luego ideó el Partido. El Pueblo siempre antes que el Partido, y éste por encima de sus burukides. Esto siempre ha estado claro en el PNV o, mejor dicho, casi siempre, porque algunas veces nos hemos despistado y lo hemos pagado bien caro, como sucedió con la escisión de los ochenta. Pero aprendimos y nos vacunamos contra esos males.

Unos males que, desgraciadamente, están muy extendidos en la política actual. Mirad si no lo que ha pasado recientemente con la fallida investidura. No quiero dar lecciones a nadie, y menos caer en una moralina barata, pero haciendo así las cosas es imposible que salgan bien. Queriendo ganar por goleada, retransmitiendo en directo las reuniones, buscando el choque en lugar del entendimiento, la imposición en lugar de la negociación, los acuerdos son imposibles. Ese no es el modelo. Hay que cambiar urgentemente esa forma de hacer ‘política destroyer’. Esto es más serio que una serie de televisión –aunque, como ‘Juego de Tronos’, se haya rodado en Euskadi– para que supuestos “estrategas” jueguen con todos nosotros. Si esto es la nueva política, me quedo con el modelo PNV. Frente a la política líquida, la política sólida. Modelo PNV.

En Euskadi llevamos más de tres décadas gobernado prácticamente todas las instituciones en coalición. Precisamente desde nuestra escisión. Por eso decía antes que toda esta reflexión no viene de la autocomplacencia, sino de la autocrítica. Fue nuestra escisión lo que fragmentó el mapa político vasco e hizo necesarias las coaliciones. Y desde entonces las ha habido de todos los colores y de todas las tendencias. No solo pivotadas en torno al PNV. Pero en Euskadi hemos hecho de la necesidad virtud. Y acabamos de cerrar en tiempo récord gobiernos de coalición en las tres diputaciones y en los ayuntamientos de las tres capitales de la CAV. Pronto también sucederá lo mismo con el Gobierno de Nafarroa. Donde está el PNV, hay acuerdo. ¿Porque somos más listos que nadie? No. Porque hemos hecho de la necesidad virtud. Eso es lo que tiene que entrarles en la cabeza a los actores políticos de Madrid. Para bien o para mal, las mayorías absolutas han pasado a la historia en el Congreso de los Diputados (yo creo que para bien, porque cada vez que ha habido una ha terminado en desastre: acordaos de Felipe González y de Aznar). Y hay que gestionar las instituciones desde el acuerdo con otros. Y acordar significa compartir, ceder, transaccionar… Nosotros no prejuzgamos cuál tiene que ser la fórmula: si un gobierno de coalición, si un acuerdo programático de legislatura o cualquier otra forma. Lo que sí decimos es que debe buscarse la que más estabilidad y capacidad de maniobra dé al Gobierno resultante para que se puedan llevar adelante los retos del Estado. Y eso pasa por garantizar mayorías suficientes para que no haya bloqueos, lo que nos lleva a acuerdos amplios y diversos, porque el panorama electoral es amplio y diverso. Guste o no guste, es lo que ha salido de las urnas. Lo que no se puede es pretender que hasta que alguien consiga el resultado que quiere tengamos que estar cada seis meses haciendo elecciones. Eso no puede ser.

Egonkortasuna behar dugu Estatuan. Eta horretarako beharrezkoa da elkarrizketatik sortutako Gobernu bat. Eta berehala egin behar da, arazoak hor daudelako, erantzun baten zain. Presazko eta premiazko irtenbidea behar dugu. Adierazle batzuk daude ekonomiaren moteltzea iragartzen dutenak, erronka batzuk dauzkagu: klimaren aldaketa, biztanleen zahartzea, enplegua, pentsio sistema… Arazo bat daukagu, baita ere, Estatuaren lurralde eredua Kataluniarekin eta Euskadirekin, eta irtenbide demokratikoak eskatzen ditugu arazo horiek konpontzeko. Hori dena konpondu behar da. Guk eskua luzatzen dugu. Behin eta berriro, eskua luzatuko dugu paralisi politiko honetatik irteteko. Elkarrizketa baino ez dugu eskatzen. Ez dago beste errezetarik: elkarrizketa eta akordioa.

Elkarrizketa eta akordioa Madrilen… eta hemen. Elkarrizketa eta akordio hori eskaintzen ditugu ere Euskadin, legealdi honen azken zatiari ekiteko. Hemen ere hainbat erronka ditugu: aurrekontuak, RGIaren erreforma, enplegua hobetzeko planak, soldatak berdintzeko neurriak… Horren aurrean batzuk egon daitezke blokeoa egiteko gogoarekin, Madrilen moduan egon gaitezen eta Eusko Jaurlaritza ahultzen saiatzeko. Hutsegite handia izango litzateke eta, gainera, beren ahultasuna baino ez luke erakutsiko. Lehendakariak oposizioko alderdiei elkarrizketa argi eta zintzoa eskaini die, gai garrantzitsu horiek guztiak adosteko. Eta eskaintza horren aurrean, guk indar politiko guztiei eskatzen diegu Lehendakariaren eskua onartzea.

Detrás de todo este ruido político que nos llega de Madrid, los problemas siguen ahí, esperando respuesta. Respuesta urgente. Hay síntomas de desaceleración económica, tenemos los retos del cambio climático, del envejecimiento de la población, de la temporalidad en el empleo, del sistema de pensiones, de la parálisis europea... Tenemos el problema del modelo territorial del Estado, con Catalunya y Euskadi pidiendo soluciones democráticas. Todo eso y más está pendiente. Volvemos a mostrar nuestra mano tendida para salir de esta parálisis política. El PNV sabrá estar a la altura de las circunstancias. Solo pedimos diálogo. No hay más receta que el diálogo y el acuerdo.

Un diálogo y un acuerdo que ofrecemos también aquí, en Euskadi, para abordar este tramo final de la legislatura. También aquí tenemos retos pendientes. Los viene expresando el Lehendakari con mucha claridad e insistencia. Tenemos a la vuelta de agosto cuestiones importantes sobre la mesa: presupuestos, reforma de la Renta de Garantía de Ingresos, los planes para la mejora del empleo y contra la brecha salarial, políticas de familia y una amplia lista de temas incluidos en el calendario legislativo del Gobierno. Algunos podrían caer en la tentación del bloqueo, emulando la situación política madrileña, para intentar debilitar al Gobierno. Sería un error, que además solo demostraría su debilidad. El Lehendakari ha ofrecido a los partidos de la oposición un diálogo franco destinado a lograr acuerdos en estos temas tan importantes. Pedimos al resto de fuerzas políticas que acepten ese ofrecimiento. En estos momentos de cierta convulsión política, desde Euskadi debemos mandar una luz de esperanza de que los acuerdos entre diferentes no solo son posibles, sino que son deseables. Y que es, porque a veces se nos olvida, lo que la gente de la calle está esperando de nosotros y de nosotras: que nos pongamos de acuerdo por el bien de la ciudadanía.

Amaitzera noa. Ya tenemos el 124. Ahora vamos a por el 125. Eso sí que son palabras mayores. Una efeméride que, como Partido, debemos saber aprovechar. No solo para celebrar, que también, sino para ponernos al día como partido y proyectarnos hacia el futuro con fuerza e ideas renovadas. Sabéis que este próximo 2020, tan redondo, además del 125 aniversario del Partido, tenemos que celebrar también la Asamblea General. Ambas citas nos ofrecen una oportunidad única. Por eso hemos decidido unirlas. La Asamblea General se celebrará en el marco de los actos del 125 aniversario del Partido. Pasado, presente y futuro en un mismo proceso. Un momento idóneo para volver a abrirnos a la sociedad y a preguntarle qué espera de nosotros.

A veces nos puede la coyuntura y perdemos perspectiva. Situarnos hoy, en la Euskadi de 2019 pero mirando los 124 años de historia de este maravilloso proyecto que inició Sabino aquí mismo, nos vuelve a resituar. Por encima de coyunturas, nacimos para lo que nacimos y no se nos olvida ni un solo segundo. Nacimos para liberar Euskadi nacional y socialmente. Nacimos para construir una Euskadi libre, de mujeres y hombres libres. Vamos por el buen camino. Euskadi es hoy más Nación que nunca. Tenemos nuestro autogobierno. Debemos protegerlo, y hay que seguir avanzando. Hacia más cotas de soberanía, para traer más bienestar a este Pueblo. “Euzkotarren aberria Euzkadi da”. Porque Euskadi es nuestra Patria, porque Euskadi es nuestra Nación, sigamos comprometidos con esa idea y con el instrumento para hacerla realidad. Sigamos comprometidos y comprometidas con el Partido Nacionalista Vasco. Euskadik behar gaitu eta guk, aske izateko, Euskadi behar dugu! Gora Euskadi askatuta!

PARTEKATU