Urtaran plantea ayudas para que todas las viviendas de Vitoria-Gasteiz donde residen personas mayores tengan ascensor

El candidato de EAJ-PNV a la Alcaldía se compromete a poner en marcha la ventanilla única donde solicitar los servicios para mayores.
Gorka Urtaran
30 Abril | Gasteiz

El candidato de EAJ-PNV a la Alcaldía de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, ha expuesto esta mañana los ejes que componen otro de sus siete compromisos electorales, en este caso el relacionado con la cohesión social y el desarrollo humano. Una de las acciones concretas que plantea es la puesta en marcha de ayudas para que todas las viviendas donde residen personas mayores tengan ascensor y facilitar así sus relaciones personales y evitar los casos de aislamiento y soledad. Además, Urtaran se compromete -en caso de ser alcalde- a poner en marcha la ventanilla única donde solicitar todos los servicios relacionados con las personas mayores con el fin de “facilitarles los trámites y no marearles”.

El actual líder de la oposición municipal ha explicado que Euskadi tiene uno de los Indices de desarrollo humano más elevados a nivel mundial. Ese puesto en el ranking tiene que ver con la esperanza de vida y calidad de la misma, la formación y la renta per capita del conjunto de la población. “El PNV siempre ha apostado por políticas sociales que mejoren la calidad de vida, más aún teniendo en cuenta que el alargamiento de la vida también implica que proliferen los problemas de autonomía y de salud”. Hay que tener presente que 48.000 gasteiztarras (casi el 20% de la población) son mayores de 65 años y que la cifra va en aumento.

El PNV se plantea como objetivo prioritario la atención a los colectivos de personas vulnerables. Es el caso aquellas que están en riesgo de exclusión social y residencial, así como las mayores. Para alcanzar esa meta resulta fundamental que la ciudad resulte amigable para ese tipo de personas. Ello pasa por diseñar el espacio urbano teniendo en cuenta al colectivo de mayores, que tiene unas necesidades específicas de movilidad y de equipamientos como, por ejemplo, los parques de salud en los que hacer ejercicio físico.

“Otro de mis retos es evitar la soledad y el aislamiento de las personas mayores, que poco a poco van perdiendo el contacto con su red familiar y de amigos debido a sus problemas de movilidad y salud”, ha señalado Urtaran, quien ha ofrecido el dato de que en Vitoria-Gasteiz, hay 6.400 personas de 75 o más años que viven solas. De ellas, al menos 2.500 no tienen relación con las instituciones públicas que ofrecen servicios para mayores. “Desde el Ayuntamiento debemos mostrar una labor proactiva para conocer a esas personas, saber cómo están y mantener un contacto estable y fluido mediante la puesta en marcha de un Plan contra la soledad y el aislamiento de las personas mayores. Es probable que muchas estén bien atendidas por su círculo cercano, pero sabemos que hay otras que se sienten muy solas y que pasan largos periodos sin salir de casa porque tienen enormes dificultades”, ha añadido el candidato a alcalde.

A juicio de Urtaran, es deseable que las personas mayores puedan continuar en sus domicilios el mayor tiempo posible y evitar su paso a una residencia siempre que ellas quieran y sea posible. “Como es lógico, es en su entorno donde se sienten a gusto e integradas con su vecindario, en sus comercios de confianza,… Por eso, desde las instituciones tenemos que desarrollar políticas de rehabilitación de viviendas que mejoren la habitabilidad y accesibilidad para que puedan continuar residiendo en ellas”. Mediante ayudas económicas, los habitantes de las aproximadamente 20.200 viviendas que hay en la capital alavesa con más de 50 años de antigüedad podrían facilitar su accesibilidad -con la instalación de ascensores y reformando los baños para evitar barreras- y mejorar su eficiencia energética, con lo que ello supone de bienestar y de ahorro en calefacción.

El aspirante a la Alcaldía gasteiztarra considera que hay que hacer especial hincapié en las ayudas dirigidas a los barrios de toda la vida “porque en El Pilar, Coronación, Zaramaga, Gazalbide, Txagorritxu y Arana aumenta el porcentaje de personas mayores de 65 años hasta alcanzar el 40%, el doble que la media de la ciudad”. De ahí que Urtaran incluya en su programa electoral un plan específico para que ninguna vivienda carezca de ascensor, especialmente aquellas en las que habitan mayores. Todo ello en coordinación con ALACI, la asociación de propietarios de locales afectados por la implantación de ascensores o la bajada a cota cero. “No podemos permitir que nadie esté solo o aislado porque tiene movilidad reducida o sufre una diversidad funcional que le impide salir de casa. Es inaceptable que ninguna persona con movilidad reducida esté encerrada en casa porque su vivienda no cuenta con ascensor. Por ello vamos a poner en marcha, en colaboración con el Gobierno Vasco y las instituciones europeas, un programa de ayudas para instalar ascensores en los pisos donde viven personas mayores o con movilidad reducida”, ha aseverado.

Urtaran incluye en sus medidas para apoyar a las personas mayores las relacionadas con su capacidad económica. “Hay que atender las nuevas formas de pobreza que afectan a este colectivo que, además de sufrir la práctica congelación de sus pensiones, se ve obligado en muchas ocasiones a ayudar económicamente a sus hijos y nietos. Para ello, es necesario incrementar las pensiones más bajas y ofrecer información clara sobre las ayudas existentes, como la del complemento de pensiones entre otras.

Para terminar, el candidato a alcalde se ha referido a la puesta en marcha de la ventanilla única para atender a las personas mayores. “Las administraciones públicas no podemos funcionar como compartimentos estancos. Tradicionalmente Álava ha trabajado de forma coordinada y con servicios de calidad. Sin embargo, en los últimos años se están produciendo numerosos ejemplos de descoordinación y vacíos en la atención, como ocurre en el servicio de atención a domicilio, donde las personas con grado de dependencia 1.1 no son atendidas ni por el Ayuntamiento (que se ocupa solo de las personas autónomas) ni por la Diputación (que se encarga de las dependientes a partir del grado 1.2). Eso es un sinsentido con el que hay que acabar”.

La ventanilla única permitiría que las personas mayores tuvieran que dirigirse a un único lugar -preferentemente los servicios sociales de base de los centros cívicos- donde se les informaría y facilitarían las ayudas y servicios de todo tipo, independientemente de que sean gestionados por el Ayuntamiento, la Diputación o el Gobierno Vasco. “La Administración tiene que poner las cosas fáciles a la ciudadanía, especialmente a nuestros mayores”, ha concluido Gorka Urtaran.

COMPARTE