Rut Martínez: “La LOMCE invade nuestras competencias”

La senadora del Grupo Senadores Nacionalistas Vascos, Rut Martínez, presentará esta tarde en el debate de la Cámara Alta sobre el proyecto de Ley para la Mejora de la Calidad Educativa, la polémica reforma educativa del ministro José Ignacio Wert, un veto y 69 enmiendas. “El veto lo presentamos porque esta ley invade competencias autonómicas en materia de Educación y porque al ser una ley tan centralizadora invade competencias que no le corresponden” ha señalado la senadora jeltzale.
Rut Martínez: “La LOMCE invade nuestras competencias”
20 Noviembre | Noticia

En lo que respecta a las 69 enmiendas, Martínez ha destacado que “hay algunas que son de carácter competencial y en las que pedimos la supresión de ciertos aspectos que al Gobierno no le compete regular. En cambio, otras enmiendas, tienen el objetivo de cambiar los modelos pedagógicos, por ejemplo, en lo que respecta ala Formación Profesional”. En opinión de la senadora, “esta es una ley que nace sin consenso de los partidos políticos, solo con el apoyo del Partido Popular, y sin el consenso de la comunidad educativa que considera que esta ley no incorpora ninguna de sus múltiples propuestas”. Además, “a lo largo del Proyecto de Ley se han incorporado poquísimas enmiendas y las escasas incorporaciones que se han hecho han sido de escasa importancia desde el punto de vista educativo, de carácter transversal y poco peso político” ha añadido.

Para Rut Martínez, en Euskadi la situación es “doblemente gravosa”. “El ministro quiere acabar con el fracaso y abandono escolar. Busca la mejora de la calidad educativa porque los datos que han llegado de la UE sobre el Estado español son muy malos. Pero los datos que tenemos en Euskadi son muy diferentes. Estamos por debajo de la media de la OCDE en fracaso y abandono escolar y a la cabeza en número de graduados de FP o titulados universitarios. Por supuesto que todavía tenemos margen de mejora pero las medidas tienen que ser otras  pensadas desde y para Euskadi  y sobre todo, consensuadas con nuestra comunidad educativa. La LOMCE es un proyecto recentralizador y uniformizador que no toma en cuenta que las situaciones de partida de las diferentes comunidades autónomas son extremadamente diferentes”.

Al margen de las competencias que invade, a Martínez le preocupa la regulación del uso del euskera que promueve esta ley. “Quieren imponer la primacía de la lengua castellana relegando las lenguas propias oficiales a un segundo nivel de importancia  y para ello, quiere regular el uso de todas las lenguas oficiales, pero eso, es totalmente contrario a la Constitución y al Estatuto de Gernika”. “Nuestra política lingüística tiene como objetivo que los alumnos dominen completamente el euskera y el castellano y, para ello, contamos con diferentes modelos lingüísticos; el modelo A, el modelo B y el modelo D. El Estado lo que busca es jerarquizar las lenguas y primar el castellano”. Aunque la senadora ha constatado que “hay datos que avalan que la comprensión lingüística del castellano en Euskadi es mayor que la de otras comunidades que no tienen lengua propia, por lo tanto, nuestro sistema educativo cumple con su objetivo de garantizar el conocimiento suficiente de ambas lenguas, especialmente del castellano. Si hay una lengua que precisa de un mayor impulso por parte del sistema educativo ésta es nuestra lengua, el euskera y el Estado hace dejación de sus responsabilidades en lo que respecta a lenguas”.

Asimismo, ha insistido en que la ley es injusta también por el tipo de evaluaciones que quiere llevar a cabo. “La LOMCE implanta dos tipos de evaluaciones de ámbito estatal. Las primeras serían a los propios centros educativos, lo que conllevaría una competencia pública, feroz y directa entre centros docentes, es decir, centros que obtienen buenas notas y centros con malas notas. Y unas segundas evaluaciones externas, homogéneas para todo el estado e individualizadas, que condicionarían claramente tanto el curriculum académico como la metodología pedagógica y, por lo tanto, invadirían competencias ajenas porque esa labor corresponde desarrollarla a las Comunidades Autónomas y a los centros educativos“.

Para finalizar, Martínez se ha mostrado muy preocupada por la afección que puede tener esta ley en todo lo que respecta ala Formación Profesional.“Quieren que la FP se convierta en la alternativa de los alumnos que no tienen buenos resultados académicos. Se les desvía, desde 2º de ESO a la FP básica, retomando el modelo de FP 1 y FP2 de los años 80, un modelo que en Euskadi tenemos ampliamente superado porque en Euskadi la Formación Profesional actual es un itinerario paralelo e integrado en el sistema de formación vasco, pensado, desarrollado e implementado mano a mano con las empresas y con unos altísimos parámetros de cualificación profesional y un alto grado de demanda y empleabilidad. La LOMCE busca reducir el abandono y el fracaso escolar a costa de la FP segregando a los alumnos con peores resultados escolares cuando en Euskadi la Formación Profesional tiene un prestigio académico, una implantación y una calidad altísima”.

COMPARTE