El presidente del EBB reconoce la trayectoria del fallecido Anton Aurre

El presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, ha querido transmitir su reconocimiento y cariño a la familia de Anton Aurre Elorrieta, presidente de las Juntas Generales de Bizkaia entre 1983 y 1995, y de la Fundación Sabino Arana entre 1995 y 1999, fallecido hoy en su casa de Algorta a los 85 años de edad. Anton Aurre era en la actualidad presidente de honor de la Fundación Sabino Arana.
El presidente del EBB reconoce la trayectoria del fallecido Anton Aurre
23 Septiembre | Noticia

“Anton ha sido un ejemplar militante del Partido Nacionalista Vasco, un vasco y abertzale modélico, durante toda una vida dedicada al impulso del euskera y de la identidad vasca. Txistulari, euskaltzale, presidente de la ikastola de Algorta y apoderado a Juntas Generales desde la reinstauración democrática, presidió el Parlamento de Bizkaia durante tres legislaturas y fue clave en el desarrollo dela Fundación Sabino Arana y del Archivo Histórico del Nacionalismo, siendo reconocido por la fundación nacionalista, que le nombró su Presidente de Honor, una distinción que también recibió en su día el Lehendakari Jesús Maria de Leizaola. Capitán de la Marina Mercante, Anton Aurre simboliza el sacrificio de la generación que pilotó la recuperación de las instituciones democráticas tras la muerte de Franco”, ha asegurado Andoni Ortuzar, al tiempo que recordaba que Anton Aurre tuvo que abandonar sus responsabilidades al frente dela Fundación Sabino Arana al sufrir en 1999 un accidente cardio-vascular.

“Natural de Ajangiz –ha añadido Ortuzar–, Anton fue testigo del bombardeo de Gernika. Las ‘mentiras’ lanzadas después sobre la Villa Foral marcaron su adolescencia y juventud. Militante clandestino del Partido Nacionalista Vasco, centró su lucha en la defensa del euskera y en la difusión del folklore vasco como activo txistulari. Nunca olvidaré cuando, en una entrega de los anuales Premios Sabino Arana, Anton tocó el txistu con el Lehendakari Urkullu y otros miembros de la Fundación. Tambiénrecuerdo cuando, juntos, fuimos a Santoña a homenajear a los presos fusilados del Dueso por  los franquistas. Recuerdo su mensaje humanista, sin afán de revancha, sin mirar al pasado más que lo justo para asegurar un futuro mejor. Allí dejó plantado un árbol que, como tantas otras cosas fruto de su trabajo y compromiso, hará que su recuerdo siga vivo entre nosotros”.

COMPARTE