Ortuzar llama desde Boise a los vascos de la diáspora a aprovechar “la gran oportunidad” que vive Euskadi “para hacerse un sitio propio en el mundo”

En la celebración del 120 aniversario de la fundación de EAJ-PNV, el presidente del Euzkadi Buru Batzar rinde homenaje a los vascos del “octavo herrialde” y recuerda que la formación jeltzale ha estado todos estos años al servicio de la sociedad vasca y del desarrollo de Euskadi.
Ortuzar llama desde Boise a los vascos de la diáspora a aprovechar “la gran oportunidad” que vive Euskadi “para hacerse un sitio propio en el mundo” VER VÍDEO
01
Agosto
2015
EBB
COMPARTE
01 Agosto 2015 | EBB

Andoni Ortuzar, presidente del Euzkadi Buru Batzar, presidió ayer en Boise (Idaho, Estados Unidos) la celebración de los 120 años del nacimiento del Partido Nacionalista Vasco. En un acto público celebrado en la plaza Grove, Ortuzar subrayó en euskera e inglés que el PNV ha estado durante toda su historia al servicio de la sociedad vasca y del desarrollo de Euskadi, y solicitó la ayuda de los vascos-americanos para aprovechar la gran oportunidad que se abre para que Euskadi logre un espacio propio en este mundo globalizado. El presidente del Euzkadi Buru Batzar estuvo acompañado del lehendakari Urkullu; del alcalde de Boise, David Bieter; del responsable de relaciones internacionales del EBB, Iñaki Goikoetxeta; de Unai Rementeria, diputado general de Bizkaia; de Rafa Anchia, congresita del Partido Demócrata en Texas; y de un centenar largo de simpatizantes de la formación jeltzale llegados tanto de Euskadi como de otros lugares del mundo. El acto finalizó con la entrega de una argizaiola al alcalde de Boise, en representación de la diáspora americana, en agradecimiento por la ayuda para mantener la llama de la causa vasca.

Ortuzar, en un 31 de julio especial y diferente, destacó la trayectoria del PNV como partido político al servicio de la sociedad vasca: "Hoy celebramos 120 años, y todos esos años han estado al servicio de la sociedad vasca, construyendo la nación vasca, en favor de nuestro pueblo y de nuestros ciudadanos y ciudadanas, siempre buscando el desarrollo de nuestro país".

La intervención del presidente del EBB sirvió también para rendir un emocionado homenaje a la diáspora, especialmente a la americana, a la que ha denominado el "octavo territorio": "Entre todos habéis sabido construir y mantener vivo el octavo territorio de Euskadi. Os lo agradezco de corazón", dijo Ortuzar, quien recordó a Jon Bilbao o Pete Cerranusa, "los hombres y la generación que marcaron el camino".

El líder jeltzale pidió la colaboración activa de los vascos del exterior: "Euskadi vive un momento de esperanza, con algunas dificultades, pero tenemos una gran oportunidad para encontrar un espacio propio para Euskadi en este mundo globalizado. Y para eso os necesitamos a todos los hombres y mujeres vascos que vivís al otro lado del mar. Vosotros también hacéis más grande Euskadi, a nuestra causa. Sois nuestros representantes a nivel internacional". Además, agradeció sobremanera el trabajo de los vascos de Boise y también del resto de la diáspora para mantener viva la llama del Partido Nacionalista Vasco: "Nuestra historia como partido y como país está llena de muchas alegrías, pero también hemos sufrido dificultades, dolor, prohibiciones y exilio. En un tiempo que nunca deberíamos olvidar nos arrebataron todos nuestros derechos como pueblo: no podíamos hablar euskera, quisieron silenciar nuestra cultura, nos quitaron todos nuestros derechos. Y en aquellos duros momentos, la defensa de la causa vasca surgió en América. Como decía Jon Bilbao (uno de los pioneros y vascos universales), los vascos de Boise y de otros tantas ciudades de América eran los únicos vascos libres de verdad en aquellos años; los únicos vascos libres para hablar nuestro idioma, libres para pensar y expresarse como vascos. Aquí encontraron la libertad, el trabajo y un nuevo modo de vida, también vasco".

Ortuzar recordó que uno de aquellos compatriotas que encontró apoyo en América fue el lehendakari Agirre: "Desde entonces los vascos siempre han encontrado aquí un hogar, "sweet home, etxe gozoa", para vivir en euskera, para reforzar la identidad vasca y para transmitir todo ese tesoro a las siguientes generaciones. Nuestro agradecimiento de corazón a toda América, al continente que ha acogido siempre bien a miles y miles de vascos", proclamó, y resaltó el reconocimiento que recientemente hizo el propio presidente Obama de los vasco-americanos de Boise.

En este sentido, también puso en valor los pronunciamientos del Congreso de Idaho en favor de los derechos nacionales de Euskadi: "Nunca olvidaremos que esta tierra no solo ha sido una tierra que ha recibido con los brazos abiertos a los vascos, sino que el Congreso de Idaho se ha constituido como una referencia real y brillante de los derechos nacionales del pueblo vasco".

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR