Ortuzar insta a los jeltzales “a centrar la mirada en Euskadi, nuestra única causa” en el 121 aniversario de EAJ-PNV

El presidente del EBB aplaude la gestión del Gobierno de Urkullu en cuatro años de dificultades que ha sabido superar “sosteniendo los pilares básicos de un Estado de bienestar: salud, educación y prestaciones sociales”, y plantea el próximo reto jeltzale: “Más y mejor trabajo”
31 Julio | EBB

Frente al vodevil en que se ha convertido la política en Madrid, EAJ-PNV debe centrar sus esfuerzos en preservar tanto la cultura política de Euskadi, presidida por el diálogo y los acuerdos, como las cotas de bienestar que la sociedad vasca ha alcanzado en los últimos 35 años. Este es el principal mensaje que ha lanzado Andoni Ortuzar, presidente del Euzkadi Buru Batzar, en el acto político que EAJ-PNV ha celebrado esta mañana en Bilbao con motivo de la festividad de San Ignacio, día en el que la formación jeltzale ha festejado el 121 aniversario de su fundación. Ortuzar también ha querido marcar con claridad meridiana el próximo gran objetivo que se plantea el partido que preside: “Más y mejor trabajo”. El acto ha arrancado a las 11:30 horas con la recepción en Sabin Etxea, por parte del EBB, a autoridades institucionales y a representantes de la sociedad civil vasca. A las 12:15 horas, la fiesta se ha trasladado a los Jardines de Albia, donde ha tenido lugar una ofrenda floral ante el busto del fundador de EAJ-PNV, Sabino Arana, y se ha interpretado un aurresku. La intervención de Ortuzar ha cerrado un emotivo acto al que han asistido, entre otros, el Lehendakari, Iñigo Urkullu; la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria; los diputados generales de Bizkaia, Unai Rementeria, de Araba, Ramiro González, y de Gipuzkoa, Markel Olano; la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui; y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto. “Cumplimos hoy 121 años, hemos escrito muchas de las páginas del ayer de Euskadi, pero sobre todo queremos ser el Partido del mañana de Euskadi”, ha sido el cierre del discurso de Ortuzar.

“El ruido y la falta de sentido de Estado nos vienen obligando a girar nuestra mirada y dirigirla a Madrid más de lo que nos gustaría. Siete meses ya de interinidad y siguen a la greña, con el agravante de que, por su puro interés, nos han tratado de meter en una melé que no es la nuestra. No. Con el PNV no se juega”, ha advertido Ortuzar. “Este partido nació por y para Euskadi. Euskadi es nuestro objeto social, nuestra única causa. Vivimos para ella. Para construir la Nación Vasca. Y nuestra ambición empieza y acaba aquí. Centremos, por tanto, nuestra mirada en Euskadi. En el país que queremos. La patria de los vascos y las vascas. Nuestra responsabilidad está aquí”.

Dos días después de que Urkullu convocara Elecciones para el 25 de septiembre, Ortuzar ha querido poner en valor el trabajo desarrollado y los resultados cosechados por su Gobierno en un contexto no siempre favorable. “Un Gobierno en minoría ha sido capaz, en momentos complejos, de cumplir su compromiso programático. Han sido cuatro años complicados. Bien lo sabe el Lehendakari Urkullu y todo su Gobierno. Un Gobierno con 27 de 75 parlamentarios. No hemos tenido oportunidad de disfrutar de grandes alegrías. Pero nuestra satisfacción es grande, y no es autocomplacencia. Hemos sido capaces, una vez más, de resistir para salir adelante. Somos lo suficientemente humildes para saber que no lo hemos hecho solos. La responsabilidad es compartida. Y gracias a ese compromiso común nuestra economía crece y dejamos atrás la senda de la recesión. Y lo hacemos sosteniendo los pilares básicos de un Estado de bienestar: la salud, la educación, las prestaciones sociales. Conseguimos salir del túnel de la violencia y transitamos con paso firme hacia una convivencia plena. Progreso y convivencia son dos de los elementos que en estos cuatro años han encontrado una vía abonada. Junto a ellos se incorporará, sin duda alguna, una mayor libertad individual y colectiva. Libertad para respetar. Para no vivir subordinados. Para no ser dependientes de nadie. Para poder decidir por nosotros mismos el presente y el futuro que queremos para este país”.

Ortuzar ha afirmado que Euskadi no es, en efecto, el oasis que, según algunos, trata de publicitar el PNV ya que “todavía perviven entre nosotros problemas y dificultades
que aún hacen difícil la vida a mucha gente”. No obstante, el líder jeltzale ha reconocido sentirse “orgulloso” de la evidente diferencia que hay entre Euskadi y el entorno que nos rodea. “Diferencia de estabilidad, de diálogo, de planificación, de seriedad, de trabajo, el esfuerzo, de solidaridad, de rigor, de cumplir lo que se promete”, ha relatado. Ortuzar, eso sí, ha dejado claro que su partido no va a caer en la autocomplacencia. “Ahora es cuestión de definir nuevos objetivos”, ha garantizado, y ha señalado dos que “sí o sí”, EAJ-PNV debe sacar adelante. “Más y mejor trabajo”, ha proclamado. “Más trabajo para dar una oportunidad a los más jóvenes. Para darles la opción de incorporarse al mercado laboral y poner en valor su formación. Para que puedan disponer de una experiencia. Más trabajo buscando inversiones, asentando aquí las ya existentes. Más trabajo para que quienes llevan largo tiempo en el desempleo puedan recuperar su autoestima y su capacidad de producción. Para que se sientan útiles a la sociedad. Y mejor trabajo para ganar en justicia social. Para que quien mira de reojo al umbral de la pobreza recobre la confianza. Mejor trabajo con formación especializada. Con más innovación. Para que la brecha de las desigualdades se estreche. Mejor trabajo por ser más estable y dignamente pagado. Si somos capaces de articular ese doble objetivo, más y mejor trabajo, el resto de desafíos serán más fáciles de abordar”.

Ortuzar ha hecho una mención expresa del tiempo electoral que se avecina en Euskadi, con “nuevas formaciones y con nuevas y viejas caras” a las que ha dado “la bienvenida al contraste democrático”. En ese punto, el líder jeltzale ha rescatado la ‘Odisea’ de Ulises. “Ulises tuvo que ser atado al mástil de su nave para no dejarse llevar a las rocas por el canto de las sirenas y poder proseguir el viaje que le condujera a Ítaca, su tierra prometida. Estoy seguro de que la ciudadanía vasca no va a tener que atarse a ningún sitio. La madurez que siempre ha caracterizado a la ciudadanía expresada en las urnas dará una respuesta contundente y acertada. Para llegar a Ítaca no hay atajos. Ni aventuras cuyo coste final, un caro coste, lo va a pagar la ciudadanía”, ha advertido. “La democracia necesita renovarse todos los días”, ha proseguido Ortuzar. “Y necesita agentes e instrumentos para hacerla más fuerte. Agentes e instrumentos que deben ser honestos, transparentes, comprometidos y cercanos a la gente. Capaces de generar ilusión. Si no, corremos el riesgo de que la gente caiga precisamente en los cantos de sirena de los populismos y la demagogia, da igual de derechas que de izquierda. Pues bien, el PNV quiere ser, es ya y seguirá siendo uno de esos agentes, uno de esos instrumentos. Queremos llevar a los vascos y vascas a un mañana mejor para todos, a una Euskadi libre, de hombres y mujeres libres. Hoy comprometo aquí, solemnemente, ante vosotros y ante la estatua de nuestro ‘Maisu’, que no cejaremos nunca en nuestro empeño de trabajar por Euskadi, por su futuro, por su libertad”.

COMPARTE