El Grupo Vasco reclama una nueva ley que regule la prescripción de medicamentos consensuada con el sector y con las CCAA

En una PNL, EAJ-PNV advierte de la consecuencias negativas que está teniendo la aplicación del Decreto 954/2015 y por ello pide su derogación.
eaj, pnv, congreso, pilar ardanza, sanidad, medica
25 Febrero | Congreso

El Grupo Parlamentario Vasco EAJ-PNV solicita la derogación del Real Decreto 954/2015 que regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los/as enfermeras y reclama una nueva Ley basada en los principios de atención sanitaria integral, cooperación multidisciplinar orientada a la integración de los procesos y continuidad asistencial, y que cuente con el consenso profesional e institucional y de las CCAA.

En el escrito registrado, el Grupo Vasco asegura que la entrada en vigor de este Real Decreto “está teniendo consecuencias directas en la asistencia sanitaria y en la actividad normal de los centros sanitarios ya que impide el ejercicio de los/as enfermeros/as en lo que respecta al uso de medicamentos y productos sanitarios”. Asimismo, señala que “se traslada al personal prescriptor la responsabilidad de toda la gestión de los pacientes con la consiguiente pérdida de agilidad asistencial y fractura de la colaboración tan necesaria entre profesionales”.

El Grupo Vasco, además, sostiene que el Decreto invade competencias según lo establecido en el artículo 18.1 del Estatuto de Gernika, que atribuye a la CAPV la competencia de desarrollo legislativo y ejecución de la legislación básica del Estado en materia de sanidad interior. Por ello, asegura que “la actuación del Gobierno no puede impedir que la Comunidad Autónoma tenga un margen de actuación en sus funciones normativas”.

Por ello, EAJ-PNV considera necesario “revertir la situación e iniciar un nuevo proceso en el que se tenga en cuenta las competencias de las CCAA, cuente con el consenso profesional e institucional, y ponga en valor las competencias de los profesionales médicos y de enfermería principalmente”. En definitiva, “una ley que mejore la sanidad, la prestación del servicio y la buena organización, y no una ley que apueste por formulaciones corporativas”.

COMPARTE