Cazalis demanda que la revisión de la retribución regulada de la distribución eléctrica tenga en cuenta la repercusión de las empresas en el sector y en el servicio

El senador de EAJ-PNV advierte que atender tan solo al coste financiero de las operaciones puede suponer la destrucción de muchas empresas, especialmente las suministradoras del sector eléctrico; una industria muy importante en Euskadi.
Cazalis demanda que la revisión de la retribución regulada de la distribución eléctrica tenga en cuenta la repercusión de las empresas en el sector y en el servicio
06 Febrero | Noticia

José María Cazalis ha demandado al Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital que el sistema de revisión de la retribución regulada de la distribución eléctrica tenga en cuenta “la repercusión que las empresas tienen en el sector, en la industria, en la sociedad y en el propio servicio, y no solo el coste financiero de las operaciones”. En su pregunta de control al Gobierno, el senador de EAJ-PNV ha advertido a Álvaro Nadal que no hacerlo “puede suponer la destrucción de muchas empresas tanto de fabricación de equipamiento y complementos eléctricos como suministradoras”.

El senador ha destacado la importancia de esta industria en Euskadi, que en 2014 acaparó el 48% de los 8.900 millones de euros del total de facturación del Estado; y ocupó el 52% de los puestos de trabajo cualificados del total de 35.269. Además de generar muchos puestos de trabajo cualificados y riqueza a la sociedad, estas empresas son “uno de los principales tractores en I+D+I”, ha señalado Cazalis, recordando que de los 261 millones invertidos en el citado 2014, el 78% de ellos se invirtieron en Euskadi”.

El representante jeltzale ha puesto en duda que reduciendo la rentabilidad razonable de la distribución eléctrica, las grandes empresas eléctricas sigan poniendo el mismo empeño en ampliar, mejorar y modernizar las redes, reduciendo sus niveles de rentabilidad, cuando en cualquier otro país europeo o sector pueden obtener más rentabilidad con mucha menos inseguridad, un razonamiento que ha extendido también a las empresas de gas. También ha reclamado que la próxima revisión de la rentabilidad razonable de las actividades reguladas como la distribución eléctrica se haga “precisamente así: de forma razonable. De forma consensuada, realista, inteligente, predecible, estable, con visión de conjunto y a largo plazo. Y con los mismos criterios y metodología de cálculo que se usan en el resto de Europa, que no son los que está utilizando actualmente su ministerio. De ahí, parte del problema”.

El portavoz jeltzale en el área de energía ha estimado, asimismo, que la revisión planteada por el Ministerio no puede suponer ninguna reducción significativa en la tarifa eléctrica, habida cuenta de que el coste de distribución en 2017 tan solo ha constituido el 18% del coste del sistema eléctrico, y hay que tener en cuenta que la propia ley del sector eléctrico de 2013 estipula que cualquier superávit de ingresos del sistema debería de destinarse a reducir la deuda acumulada “por lo que la rebaja anunciada nunca llegaría al consumidor”. Para reducir realmente la tarifa eléctrica, Cazalis ha sugerido al Ministro que plantee una reforma completa del sistema tarifario, “desde la calma y la planificación; con la implicación y el consenso de todos los sectores empresariales, sociales y políticos”. Tal y como ha evidenciado el senador de EAJ-PNV, el ajuste que plantea el Gobierno Central aumenta la incertidumbre en un sector que se encuentra ante una gran oportunidad, al encontrarnos en plena era de electrificación de todas las actividades sociales, industriales o del transporte.

COMPARTE