Declaración del Euzkadi Buru Batzar en el Día Internacional del Euskera de 2022

El acuerdo, clave de futuro
Declaración del Euzkadi Buru Batzar en el Día Internacional del Euskera de 2022
03
Diciembre
2022
EBB
COMPARTE
03 Diciembre 2022 | EBB

40º aniversario de la Ley del Euskera: la eficacia del acuerdo

El euskera ha realizado, de la mano del Autogobierno, el avance más sólido de su historia milenaria sobre la imprescindible base de la conciencia e iniciativa de la ciudadanía vasca. Si hoy, en el Día Internacional del Euskera, nos encontramos en disposición de difundir a los cuatro vientos tal afirmación, avalada por rigurosos datos sociolingüísticos, debemos reconocer con sinceridad que en el origen de tal avance se sitúa una iniciativa que ocupa un lugar de honor en la historia del euskera y de las personas euskaldunes. En efecto, este año celebramos el 40º aniversario de la Ley Básica de Normalización del Uso del Euskera, que desde su aprobación en 1982 conocemos como Ley del Euskera.

Son múltiples las razones para la celebración que este aniversario concita, puesto que se trata de la norma principal que garantiza y fundamenta los pasos que el euskera ha dado en todos los ámbitos. En ella hunden sus raíces y hallan el imprescindible respaldo legal las medidas adoptadas en ámbitos como, entre otros, la Administración, la enseñanza, los medios de comunicación, la euskaldunización de personas adultas, el ámbito científico, el mundo laboral y el uso social. Sobre ella se cimienta el edificio legal de la normativa que nos ha traído a la realidad actual.

Pero a la hora de poner de manifiesto nuestra deuda para con la Ley del Euskera resulta ineludible poner de relieve la característica fundamental que ha dotado a dicha norma de verdadera fuerza y sostenibilidad: se trata de una ley erigida sobre un amplio acuerdo del que proviene, entre otras cosas, su eficacia.

El euskera debe mucho al acuerdo, y nada a la falta de acuerdo. Porque el acuerdo es clave para el futuro del euskera; la falta de acuerdo sería, por el contrario, una catástrofe. Y el acuerdo se construye sobre la base de la voluntad. Porque se precisa voluntad y, por supuesto, generosidad para acordar diagnósticos y avances entre quienes albergamos diferentes puntos de partida y metas en nuestras mentes y corazones. No es, en absoluto, una tarea sencilla, pero sí imprescindible para el euskera. El acuerdo efectivo exige equilibrar valentía y prudencia, porque toda medida en exceso acelerada o morosa nace muerta. El euskera sabe aprovechar las coyunturas favorables, y también esperar una mejor ocasión cuando hacerlo es necesario, pero no por ello puede permitirse perder el tiempo en expectativas infructuosas. Porque para el euskera es tan imprescindible no dejar a nadie atrás como avanzar con un paso ágil pero firme.

Tales son las enseñanzas que dimanan de la propia Ley del Euskera y sus cuarenta años de desarrollo. Y, en verdad, debemos continuar profundizando en ellas. En beneficio del euskera. En favor de las personas vascohablantes y del conjunto de la ciudadanía vasca. Por la cohesión de la sociedad vasca. Porque el euskera da sentido al nombre de Euskal Herria.

Las líneas del acuerdo se proyectaron en múltiples direcciones en la Ley del Euskera, y debemos perseverar en esa vía en lo sucesivo. Porque en el acuerdo entre diferentes hallaremos siempre el punto crítico, la clave de bóveda, del compromiso que nos permita seguir avanzando en conjunto. Al margen del acuerdo, solo nos espera la discordia social, letal para el euskera.

Es imprescindible extraer conclusiones del camino recorrido, y disponemos ahora de una oportunidad única para comprobar la utilidad práctica del acuerdo: estamos viviendo un nuevo Euskaraldia. Es llamativo, y ciertamente satisfactorio, el grado de acuerdo social y político que concita Euskaraldia. Pero ese acuerdo no solo es satisfactorio y llamativo sino también útil y orientador a la hora de construir una sociedad plurilingüe que asuma su auténtica responsabilidad práctica con relación al euskera.

Esa es la esencia de lo que queremos proclamar en esta nueva edición del Día Internacional del Euskera: la Ley del Euskera nos enseña que, en las iniciativas que buscan el cambio de hábitos lingüísticos y la adhesión a favor del euskera, se ha demostrado la importancia del consenso. Euskaraldia, por ejemplo, pone de manifiesto que el timón para el progreso del euskera es el acuerdo, junto con el compromiso firme de la sociedad y de todos y cada uno de nosotros y nosotras por el uso del euskera, junto con la colaboración entre la iniciativa pública y la privada, junto con la mutua y leal aceptación.

Porque el euskera, lejos de separarnos, nos une.

En el acuerdo.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR