En respuesta a EAJ-PNV, el Gobierno español confirma su apuesta por un nuevo compresor que amplíe la capacidad del gasoducto de Irún

En la sesión de control, la diputada del Grupo Vasco Idoia Sagastizabal ha instado a la vicepresidenta Ribera a tomar medidas de política energética de carácter estructural, poniendo a la demanda en el centro de la regulación pasando a un verdadero patrón de generación distribuida
14
Septiembre
Congreso
COMPARTE
14 Septiembre | Congreso

El Gobierno español ha confirmado hoy en sede parlamentaria su apuesta por un nuevo compresor que amplíe la capacidad del gasoducto de Irún para alcanzar su pleno rendimiento. Así lo ha afirmado la vicepresidenta Teresa Ribera en respuesta a Idoia Sagastizabal en la sesión de control.

Durante su intervención, la diputada jeltzale ha instado a la titular de Transición Ecológica a “optimizar todas las infraestructuras e integrar las energías verdes y renovables de las que se dispone, poniendo a la demanda en el centro de la regulación para pasar a un verdadero patrón de generación distribuida donde el cliente-consumidor se convierta en productor y consumidor, y pueda adoptar sus propias decisiones”.

Entre otras cuestione, Sagastizabal ha reclamado “acelerar las interconexiones eléctricas existentes y reforzar la capacidad del gasoducto de Irún” para contribuir a la solidaridad y mejorar la eficiencia.

Del mismo modo, y en línea con el espíritu constructivo del Grupo Vasco, Sagastizabal ha pedido “regular las comunidades energéticas” para permitir crear una comunidad entre quienes necesitan energía pero no disponen de los recursos en su territorio y quienes disponen de ellos y pueden convertirse en exportadores. Para ello, ha insistido en la necesidad de “evitar incertidumbres y solventar de una vez por todas la falta de capacidad de los puntos de conexión a la red”.

Un modelo, el de la generación distribuida, que la diputada jeltzale ha asegurado que puede contribuir a la competitividad de la industria por sus múltiples ventajas: la optimización de costes energéticos, la estabilidad en los precios, la cohesión social y el aumento de la autonomía energética. Precisamente, Sagastizabal ha señalado que este modelo podría aplicarse también a la red ferroviaria, haciendo uso de grandes superficies de vías para implantar instalaciones fotovoltaicas o invertir en plantas de generación.

En definitiva, la diputada del Grupo Vasco ha enumerado una serie de “medidas estructurales que pueden, en el medio plazo, redundar en una clara ventaja competitiva para la industria y en precios competitivos para la ciudadanía”.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR