Ortuzar pone a Agirre y Ormazabal como “ejemplos del compromiso ético intachable” de EAJ-PNV frente a quienes “25 años después siguen sin decir lo que hay que decir”

El presidente del EBB ha participado en Maeztu, junto a José Antonio Suso y Estefanía Beltrán de Heredia, en el IV Alderdikide Eguna de Araba, donde se ha recordado y homenajeado a los dos históricos dirigentes del nacionalismo vasco en el Territorio
09
Julio
ABB
COMPARTE
09 Julio | ABB

NOTA: Desde este boletín podrás obtener las imágenes del acto en alta resolución.

“Xabier Agirre y Félix Ormazabal son dos ejemplos que personifican de modo inmejorable dos de los aspectos que han caracterizado al PNV durante sus 127 años de existencia: por un lado, una inequívoca vocación de servicio público, de servicio al pueblo vasco, tanto desde el partido como desde las instituciones; y, por el otro, un compromiso ético intachable, porque el PNV siempre ha estado en la lado correcto de la historia, ya fuera en la Guerra Civil, en la dictadura, en la transición o en los años de plomo. Siempre hemos estado en el lado correcto, algo que no todos en este país pueden decir”.

Este ha sido el principal mensaje que el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, ha lanzado hoy a las numerosas afiliadas, afiliados y simpatizantes jeltzales que se han acercado a Maeztu para participar en el IV Alderdikide Eguna de Araba. Una celebración que el Araba Buru Batzar ha recuperado tras un parón de tres años forzado por la pandemia y que en el día de hoy ha servido para homenajear a dos históricos dirigentes del nacionalismo vasco en Araba que nos han dejado en los últimos meses: Xabier Agirre y Félix Ormazabal. En el acto político, que ha precedido a una comida popular, también han intervenido el presidente del Araba Buru Batzar, José Antonio Suso, y la portavoz del Grupo Vasco en el Senado, Estefanía Beltrán de Heredia. La presentación ha corrido a cargo del alcalde de Arraia-Maeztu y presidente de la Cuadrilla de Montaña Alavesa, Anartz Gorrotxategi. Han asistido las viudas de Agirre y Ormazabal, Mª Paz Garagalza y Elena Armengol, respectivamente, acompañadas por familiares. Ambas han recibido de manos del presidente del EBB una simbólica ‘argizaiola’ y sendas fotografías en las que Ortuzar había estampado de su puño y letra una dedicatoria. La referida a Xabier Agirre rezaba “Dana emon behar jako maite dan askatasunari”; y la de Félix Ormazabal, “Non hago, zer larretan, Araiako artzaina”. Al acto han asistido el diputado general de Araba, Ramiro González; la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal; el presidente de las Juntas Generales de Álava, Pedro Elosegi; el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, y el burukide responsable del Área de Organización del EBB, Joseba Aurrekoetxea.

Ortuzar ha explicado que al decir que “no todos en este país pueden presumir de haber estado en el lado correcto de la historia” se estaba refiriendo “a quienes, frente a nuestro modelo ético, todavía son incapaces de llamar a las cosas por su nombre. Me refiero a quienes se escapan con falsas disquisiciones, con su ‘sí pero no’. Me refiero a quienes, 25 años después, aún se refugian en declaraciones genéricas, pero ni condenan ni piden perdón por tanto daño injusto causado”. En este sentido, el líder nacionalista ha asegurado que “para tener un proyecto abertzale sano, este país no puede tener abiertas las heridas del pasado, y para sanar plenamente esas heridas a las cosas hay que llamarlas por su nombre para, a partir de ahí, construir juntos y juntas un futuro para este país. En esa tarea el PNV se va a implicar, ahí nos van a encontrar en todo momento, pero siempre llamando a las cosas por su nombre y diciendo lo que hay que decir, que es además un clamor mayoritario de la sociedad vasca: que matar estuvo mal, que ETA nunca debió existir, que condenamos todos los atentados y todas las violencias”. Ortuzar ha cerrado esta reflexión con una frase contundente. “Con referentes como Xabier Agirre y Félix Ormazabal, que no nos venga nadie ahora a dar lecciones de ética. Llegan 25 años tarde, o más”, ha concluido.

José Antonio Suso, presidente del ABB, ha puesto en valor el compromiso de Félix Ormazabal y Xabier Agirre con EAJ-PNV, a los que “tocó reconstruir la casa del PNV alavés para convertirla en el edificio sólido que es hoy”. Suso ha destacado el trabajo que ambos realizaron, como diputados generales de Álava, “en beneficio del desarrollo del territorio alavés y de una sociedad alavesa plural que exige diálogo y acuerdo”. “Suelen decir que la ciudad y lo rural viven de espaldas. Debe de ser un tópico porque nunca un VTV, como se denominaba a sí mismo Xabier Agirre, y un hombre de campo, como se sentía Félix Ormazabal, compartieron tanto. Ambos, abertzales por convicción. Ambos, alderdikides de corazón. Vocación de servicio. Valores y principios éticos profundos. Honradez y coherencia. Tenacidad y rigurosidad en el trabajo. Los dos, referentes del nacionalismo alavés, en cuyo espejo se han mirado las generaciones posteriores y, a buen seguro, se mirarán las que vendrán”, ha destacado el dirigente jeltzale.

Ha sido la portavoz del Grupo Vasco en el Senado, Estefanía Beltrán de Heredia, quien ha dado comienzo al acto político una vez que Anartz Gorrotxategi ha dado la bienvenida a las personas asistentes. Beltrán de Heredia ha incidido en “la importancia de actuar desde lo local en medio de esta convulsión global” y ha abogado por “estar cerca de la ciudadanía para dar respuesta rápida, ágil y certera, como lo habéis hecho los alcaldes y alcaldesas incluso en los momentos más duros de la pandemia”. “Visto con las luces de media distancia que da vivir la política de Madrid, donde todo es improvisación, incoherencia y un gallinero sin orden ni concierto, una toma mayor conciencia del valor del trabajo reflexivo, de la importancia del diálogo y del acuerdo en política para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía: eso que llamamos y llaman ‘modelo PNV’”, ha señalado la portavoz jeltzale.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR