El Grupo Vasco, a favor de la Ley Concursal tras lograr una segunda oportunidad real para personas deudoras

Mikel Legarda ha celebrado el acuerdo alcanzado por EAJ-PNV para que las personas físicas y las y los empresarios autónomos en proceso concursal puedan exonerarse parte de sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social
El Grupo Vasco, a favor de la Ley Concursal tras lograr una segunda oportunidad real para personas deudoras
23
Junio
Congreso
COMPARTE
23 Junio | Congreso

El Grupo Vasco en el Congreso ha logrado un acuerdo con los ministerios económicos del Gobierno central en el Proyecto de Ley de reforma de la Ley Concursal para que las personas deudoras tengan una segunda oportunidad real al exonerar parte de sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social. “Se ha conseguido que la segunda oportunidad para las personas naturales sea una realidad. El Proyecto inicial del Gobierno la dejaba en vía muerta o la fragilizaba mucho al no estar implicados los créditos de derecho público”, ha celebrado el diputado jeltzale Mikel Legarda.

En concreto, tal y como ha destacado Legarda en la Comisión de Justicia que ha aprobado el Dictamen de la Ley, el Grupo Vasco ha logrado que las personas naturales, tanto personas físicas como las y los empresarios autónomos, puedan ser exoneradas, por una sola vez y “en muy buena medida”, de créditos de derecho público tanto de la Agencia Estatal de Administración Tributaria o de las Haciendas Forales como de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Así, las personas naturales deudoras serán exoneradas de los primeros 5.000 euros de deuda y de la mitad del resto que las supere con un máximo de 10.000 euros, tanto con Hacienda como con la Seguridad Social. Según los datos de 2021 del Consejo General del Poder Judicial, únicamente un 7% de las 13.500 personas naturales que habían presentado proceso concursal tenían una deuda superior a 5.000 euros con la Agencia Tributaria.

Además, el Grupo Vasco ha logrado que algunos de los requisitos para la exoneración de las y los deudores sean más laxos. Así, a partir de la aprobación de la Ley solo se exigirá que la persona deudora no hubiese sido condenada a pena privativa de libertad de 3 o más años y que no hubiese sido sancionado por infracción administrativa socioeconómica muy grave o grave cuya cuantía sea superior a la exoneración.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR