Declaración del EBB tras las elecciones regionales y municipales de Venezuela

Las elecciones regionales y municipales que tuvieron lugar en Venezuela el pasado domingo, 21 de noviembre, han resultado significativas tanto por la participación de los principales grupos de la oposición, que en el último quinquenio no habían participado en los comicios, como por la presencia de la primera misión de observación internacional de la Unión Europea en los últimos 15 años, siendo una de sus representantes la eurodiputada de EAJ-PNV, Izaskun Bilbao Barandica
Declaración del EBB tras las elecciones regionales y municipales de Venezuela
26
Noviembre
2021
EBB
COMPARTE
26 Noviembre 2021 | EBB

Estas dos novedades se enmarcan en el inicio de un período de distensión entre el Gobierno de Maduro y la oposición, un tiempo en el que se han registrado concesiones mutuas y cuyo hito más significativo fue el diálogo emprendido en México entre ambas partes, suspendido el pasado mes de octubre por el Ejecutivo chavista.

Sin embargo, estas elecciones se han desarrollado en un clima tal de crisis política, económica y social que no pueden considerarse como normalizadas. El ventajismo con el que opera el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que ostenta y ejerce un control casi omnímodo de las instituciones, los medios de comunicación y los recursos económicos de la nación, ensombrece la total transparencia e imposibilita la absoluta igualdad de oportunidades que todo proceso electoral democrático debe garantizar si aspira a legitimarse y a ser legitimado.

Estas elecciones se han celebrado en un contexto económico y social dramático. Una gran mayoría de venezolanos y venezolanas lucha hoy contra la pobreza, librando un combate diario por la supervivencia en un País cuya renta per cápita era de 11.993 dólares en 2012 pero que ha descendido hasta los actuales 1.627 dólares. Esta crisis económica, sin precedentes en períodos de paz, ha contribuido a la salida forzosa al exterior de casi seis millones de venezolanas y venezolanos que han sido también privados del derecho al voto.

Este marco de dudosas garantías democráticas, sumado a una desesperante fragmentación de la oposición, incapaz de presentar una alternativa conjunta y viable, y a las dolorosas penurias económicas y sociales que sufre la ciudadanía venezolana contribuyeron a la apatía y a la desmovilización social, alcanzándose una abstención del 58% del electorado. El PSUV consiguió 20 de las 23 gobernaciones territoriales de Venezuela, así como la mayor parte de las alcaldías de los municipios, incluida la de la capital, Caracas.

EAJ-PNV, teniendo en cuenta estas circunstancias que han afectado al proceso electoral y ante los graves problemas que arrastra Venezuela, realiza las siguientes consideraciones:

-Comparte las supervisiones del proceso electoral efectuadas por observadores internacionales y secunda, particularmente, la Declaración Preliminar formulada por la misión de observación electoral de la Unión Europea con respecto a las condiciones democráticas y al resultado electoral de las elecciones regionales y locales.

-Aboga por retomar el diálogo y la negociación iniciados en México, y auspiciados por Noruega, para alcanzar un acuerdo político y social que alivie las cotidianas penalidades a las que se enfrentan los venezolanos y las venezolanas y consensue una ruta democrática que culmine en la celebración en 2024 de unas elecciones presidenciales que reúnan todas las garantías democráticas que demandan los estándares internacionales y, específicamente, la Organización de los Estados Americanos (OEA).

-Hace un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones multilaterales, con especial mención a la Unión Europea, para que alienten y acompañen de manera próxima a un País que necesita del concurso de todas ellas en este recorrido de reconstrucción institucional y económica que devuelva la dignidad al Pueblo de Venezuela.

COMPARTE

TE PUEDE INTERESAR