EAJ-PNV conmemora el Día de la Memoria reconociendo la implicación de la sociedad civil en la consecución de la paz

El grupo parlamentario ha participado en el homenaje que la Cámara Vasca ha rendido a todas las víctimas de la violencia y ha reclamado un futuro con memoria. “No podemos hacer borrón y cuenta nueva”, ha dicho Iñigo Iturrate
10 Noviembre | Parlamento Vasco

“La realidad que hoy en día vivimos, una sociedad sin terrorismo, no se entendería sin el compromiso firme, la generosidad y el trabajo incesante de las personas y asociaciones que comenzaron a movilizarse con una respuesta pacífica frente a la violencia”. Con estas palabras, el parlamentario jeltzale Iñigo Iturrate ha querido expresar el objetivo de esta jornada en la que se conmemora, un año más, el Día de la Memoria. En el Parlamento Vasco, y bajo la presidencia del Lehendakari Iñigo Urkullu y la presidenta de la Cámara Bakartxo Tejeria, se ha procedido a una ofrenda floral y se han guardado dos minutos de silencio.

En sintonía con el lema elegido por el Gobierno Vasco para conmemorar esta jornada (Bakearen alde egin zenuten guztioi, eskerrik asko. A todas las personas que os comprometisteis con la paz, ¡gracias!), Iturrate ha reivindicado el papel “decisivo” de los movimientos pacifistas en la consecución del final del terrorismo. “Cuando el terror estaba instalado en la sociedad, en los años de plomo de ETA, removieron la conciencia social y animaron a la ciudadanía a salir a la calle y expresar el rechazo a la violencia terrorista y el apoyo a las víctimas”. Hoy, ha añadido, queremos darles las gracias y reconocer que estamos aquí por su implicación y compromiso.

El representante jeltzale y portavoz en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento ha reiterado la sinrazón del terrorismo y la injusticia de sus actos, y ha asegurado que “nunca habrá razón ni objetivo que esté por encima el derecho a la vida”.  “Hoy es un día para denunciar alto y claro la sinrazón de las vulneraciones de derechos humanos y para reclamar una memoria crítica que nos ayude a no repetir los errores del pasado. Se lo debemos a todas las personas que han sufrido. Hoy es un día para decir que lo que pasó fue injusto y nunca debió suceder”. En este sentido, ha considerado “determinante” hacer una revisión crítica del pasado; reconocer el daño causado y asumir lo que cada uno hizo mal. “No podemos hacer borrón y cuenta nueva. Tenemos un deber ético ante las propias víctimas y sus familias y ante las nuevas generaciones. Apelamos a una memoria plural que no legitime ninguna forma de terrorismo y a una memoria crítica sobre aquello del pasado que jamás deberá repetirse. Cualquier conculcación de los derechos humanos contará siempre con nuestro rechazo y oposición”. 

COMPARTE