EAJ-PNV defiende los valores del cooperativismo como modelo a seguir para afrontar la recuperación económica

El pleno del Parlamento Vasco ha avalado la propuesta jeltzale para reformar la Ley de Cooperativas y adaptarla a la realidad que nos ha dejado la pandemia. “Respondemos a las demandas del sector en un ejercicio de escucha permanente”, ha destacado Jon Aiartza
07 Octubre | Parlamento Vasco

La crisis sanitaria que nos ha dejado la pandemia, ha supuesto también un enorme reto para la economía mundial. Sus efectos han sido desiguales en función del sector o del tipo de empresa,  y han puesto a pruebas algunos modelos. Las cooperativas, tal y como ha señalado el parlamentario Jon Aiartza, han logrado sortear con más acierto las consecuencias de esta crisis, y aunque lo han pasado mal, han resistido mejor los embates. Valores como el de la solidaridad de sus socios y socias o el arraigo las convierten en un buen ejemplo para iniciar la recuperación y transformación de nuestra economía. “Las cooperativas nos han demostrado en estos largos y duros meses que tienen muchas fortalezas en su modelo. Sus principios basados en la solidaridad, la gestión participativa o la cooperación  han permitido una reacción positiva, impulsando en muchas casos iniciativas nuevas y ajustadas a la realidad de lo que estábamos viviendo. Han resistido, nos han demostrado la fuerza que tienen, y encaran ya una nueva fase con el reto de recuperarse cuanto antes y de la mejor manera posible”, ha subrayado el representante jeltzale.

El sector cooperativista cuenta desde 2019 con una nueva regulación que, como consecuencia de la pandemia, ha evidenciado alguna limitación legal que era necesaria corregir. Así, y a petición de las propias cooperativas, los grupos parlamentarios de EAJ-PNV y PSE-EE, impulsaron la reforma que hoy ha salido adelante con el aval del pleno. La modificación, como ha explicado Aiartza, aborda fundamentalmente dos asuntos sobrevenidos derivados de la pandemia: la necesidad de desarrollar el uso de medios telemáticos y la moratoria para adaptar sus estatutos a la legislación.

“Dos necesidades que requieren de respuesta rápida. Dos demandas que el propio sector nos ha trasladado, y a las que hemos buscado la fórmula y el procedimiento reglamentario que permitía solventarlas a la mayor brevedad posible. Nos encontramos ante  dos asuntos sencillos que van a facilitar a las cooperativas, por un lado, adaptar sus estatutos en un plazo de tiempo razonable, teniendo en cuenta la parálisis a la que la Covid nos ha sometido a todos y todas, y por otro, posibilitar el uso de las nuevas tecnologías en las reuniones de sus órganos”, ha resumido. Nada extraordinario pero que sí requería una actuación rápida. Aiartza ha destacado el ejercicio de escucha activa realizado con el sector, “porque como grupos parlamentarios debemos estar en contacto con la realidad del momento y tratar de legislar conforme a la misma”, ha concluido.

COMPARTE