EAJ-PNV avala el modelo penitenciario vasco de segundas oportunidades para la reinserción de la población reclusa

Con la aprobación hoy en el Parlamento de la Ley de creación de Aukerak, la agencia para la inserción laboral de los y las reclusas, Euskadi da un paso más hacia una política penitenciaria más humana. “Aukerak representa nuestro modelo, el que cree en las segundas oportunidades y en la capacidad de cambio de las personas”, ha señalado Laura Pérez Borinaga
30 Septiembre | Parlamento Vasco

Un día antes de que Euskadi asuma la transferencia de prisiones, el Parlamento Vasco ha dado luz verde a la Ley para la creación de la agencia para la reinserción Aukerak. Un ente cuya constitución resulta determinante para poder poner en práctica el modelo penitenciario que el Gobierno Vasco quiere implantar en las tres prisiones vascas, y que cuenta con el apoyo firme de EAJ-PNV. “Mañana, uno de octubre, Euskadi asumirá la transferencia de prisiones. Una materia crucial que está residenciada no en uno sino en dos artículos del Estatuto de Gernika: artículo 10.14 y artículo 12.1. Mañana será un día importante porque tendremos la oportunidad, y así se hará, de cambiar un modelo, de gestionar desde el conocimiento y la cercanía. Tendremos la oportunidad de humanizar el sistema penitenciario. Y estamos preparados. Euskadi y sus instituciones están preparadas”, ha señalado la parlamentaria Laura Pérez Borinaga en la defensa del proyecto Aukerak.  

La jeltzale ha recordado que los principios que inspiran esta nueva política son los que el propio Parlamento Vasco aprobó en marzo de 2019, y que no son sino la reeducación, la reinserción social y la formación de las personas privadas de libertad. Pérez Borinaga ha reclamado una sociedad en la que prime el derecho a las segundas oportunidades “para quien, habiendo cometido un delito y cumpliendo con las condiciones establecidas”, pueda enderezar su vida. “Para nosotras, no es una opción que alcanzar la rehabilitación dependa de oportunidades extraordinarias, como tampoco lo es que como sociedad nos guiemos por conceptos opuestos a la reinserción, la restauración  y la  igualdad, como pueden ser el odio, la venganza o la falta de confianza“. De ahí, ha añadido, que la agencia Aukerak sea el eslabón necesario para facilitar a la población reclusa las herramientas necesarias que hagan posible su integración socio-laboral. “La Agencia Vasca de Reinserción Social se configura como un medio instrumental flexible y versátil encaminado a facilitar segundas oportunidades por medio de la formación e inserción laboral. Un modelo no basado en la mera ocupación durante el cumplimiento de la pena, sino definiendo itinerarios de integración socio-laboral”.

En su intervención, Pérez Borinaga ha recordado las palabras del escritor Fiódor Dostoyevski, que dijo, tras pasar cinco años en un campo de concentración, que “el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”.  Hoy, casi dos siglos después, se ha lamentado, la cárcel sigue siendo un lugar donde “en muchas ocasiones faltan las oportunidades, abunda la estigmatización y escasea la generosidad para entender que todas las personas tenemos derecho a una segunda oportunidad, sin olvidar que muchas ni siquiera han tenido la primera”. En este sentido, la representante jeltzale ha puesto en valor el ejemplo dado por Maixabel Lasa, ahora de actualidad por el reciente estreno de la película, con su alegato por la concordia, el arrepentimiento, y la capacidad de perdón. Precisamente, en dicha cinta se insiste en la necesidad de diálogo y pone sobre la mesa el valor y la fuerza de los denominados encuentros restaurativos.

Pero para que estas iniciativas funcionen, ha manifestado, las tres patas del triángulo tienen que estar de pie: la población reclusa, los y las reeducadoras, y la sociedad civil. “Si alguna falla, el modelo fracasa y nos habremos quedado en el discurso de las buenas palabras. Pero no queremos eso,  y de ahí la importancia de Aukerak. De una agencia que va a trabajar activamente para que esas tres patas estén perfectamente engarzadas. Presos y presas comprometidas, herramientas que faciliten su formación e inserción laboral y sociedad dispuesta a dar esa oportunidad”.

COMPARTE