Comunicado por la situación en Afganistán

Veinte años después y tras la toma de Kabul, los talibanes han proclamado su victoria y han regresado al poder en Afganistán, producto de una guerra cruenta, que ha visto acelerados sus acontecimientos a partir de la retirada del país de las tropas de EE.UU.
Comunicado por la situación en Afganistán
18 Agosto | EBB

Ante este escenario de consecuencias muy serias, y aún difíciles de calibrar en un territorio de la importancia geopolítica de Afganistán, EAJ-PNV quiere primeramente mostrar su gran preocupación por los últimos sucesos, cuya evolución estamos siguiendo con pesar e intranquilidad.

Condenamos todos los ataques a los Derechos Humanos perpetrados y demandamos a las nuevas autoridades en Afganistán el máximo respeto y protección de las leyes humanitarias internacionales, así como el ejercicio de los derechos y libertades por parte de todos sus ciudadanos.

Hacemos un llamamiento a toda la comunidad internacional para que actúe con firmeza y unidad, a la hora de combatir la amenaza terrorista global, de evitar que dicho país se convierta en refugio de organizaciones terroristas o se utilice como plataforma del terrorismo internacional, y de garantizar que se respeten todos los derechos humanos básicos.

Apelamos a las Naciones Unidas, pero también al resto de países y particularmente a la Unión Europea, para que defiendan los valores humanos universales y estén a la altura de las circunstancias prestando asistencia y ayuda humanitaria a la población civil, asegurando la presencia y participación de actores humanitarios en el terreno, y facilitando la acogida internacional de todas aquellas personas refugiadas de Afganistán que quieran salir libremente de su país, en busca de un nuevo futuro más esperanzador.

Queremos finalmente transmitir un mensaje de inquietud y compasión especial por la delicada situación que sufren y a la que se enfrentan las mujeres afganas, así como aquellos sectores sociales más vulnerables como la infancia, y trasladarles toda nuestra solidaridad, nuestro cariño y nuestros votos por que sus derechos queden debidamente protegidos y suficientemente garantizados por la comunidad internacional.

COMPARTE