El Grupo Vasco reclama mantener los criterios de captura de atún blanco para la pesca recreativa

Tras conocer la propuesta del Gobierno español para reducir las capturas diarias de bonito del norte en la pesca marítima de recreo, los jeltzales han presentado una PNL en el Congreso que exige que no se rebajen, justificada en la decisión del regulador internacional de ampliar las cuotas de esta especie para la pesca profesional
01 Junio | Congreso

El Grupo Parlamentario Vasco EAJ-PNV ha presentado una Proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados que reclama que se mantengan los criterios de captura de atún blanco o bonito del norte para la pesca marítima de recreo. Esta iniciativa ha sido registrada por los jeltzales tras conocer un borrador de Real Decreto que el Gobierno español ha trasladado tanto a las CC.AA. como al sector que reduce estos topes actuales de capturas diarias del atún blanco. En contraposición, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) ha aprobado este año elevar la cuota para la pesca profesional del atún blanco en un 12%.

Tal y como señala la iniciativa del Grupo Vasco, la pesca marítima de recreo es una actividad de gran implantación en todo el litoral, en especial en el mar Cantábrico y durante los meses estivales, debido a la pesca del atún blanco o bonito del norte, que genera además una gran actividad económica a su alrededor. De acuerdo con la normativa que la regula, que data de 1999, las personas aficionadas a la pesca recreativa necesitan una licencia específica que tiene límites y especificidades regladas, ordenando topes máximos de captura de 5 piezas por licencia y día, con un máximo de 20 piezas por embarcación y día para el conjunto atún blanco, patudo y merluza.

En relación a esta regulación, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha trasladado recientemente tanto a las CC.AA. como al sector un borrador de Real Decreto que cambia estos topes actuales de capturas, estableciendo un máximo de tres piezas para las especies de atún blanco por cada licencia, y de 12 ejemplares por embarcación. Con ello, se reduciría sustancialmente el número de ejemplares a capturar.

Esta posición choca frontalmente con la decisión tomada por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que ha aprobado elevar la cuota para la pesca profesional del atún blanco en un 12%, pasando de las 33.600 toneladas correspondientes al año 2020 a las 37.801 toneladas para el año 2021 y siguientes. Así, y tal y como señalan los jeltzales en su propuesta, esta decisión del organismo regulador internacional demuestra que la presencia de esta especie en estas aguas goza de buena salud y que en ningún caso se están alterando sus índices de biomasa por las capturas recreativas.

COMPARTE