EAJ-PNV reivindica el potencial de la Estrategia Vasca de Empleo para la reconstrucción y recuperación de Euskadi

El Parlamento Vasco ha celebrado hoy un debate monográfico sobre una herramienta que sitúa su prioridad en la creación de más empleo y de mayor calidad. “Un trabajo digno ofrece a la gente calidad de vida y estabilidad. Ofrece futuro y redunda en beneficio del crecimiento económico. Ese el reto: recuperar lo perdido y mejorar la calidad”, ha dicho Jon Aiartza
31 Mayo | Parlamento Vasco

“Tenemos el patrón para responder al presente y a su vez generar las condiciones que permitan a la mayor brevedad posible recuperar lo que hemos perdido con esta pandemia e impulsar nuevos empleos, de mejor calidad y más consistentes, más sólidos. Euskadi tiene una estrategia potente para afrontar la fase de recuperación”, ha señalado en su discurso el parlamentario jeltzale Jon Aiartza.

La Comisión de Trabajo y Empleo ha tenido hoy como asunto único en su orden del día el debate, análisis y contraste con todos los grupos de la Cámara de la Estrategia Vasca de Empleo 2030. Una sesión de mañana y tarde que ha tenido como resultado la aprobación de un importante volumen de propuestas de resolución que se incorporarán al plan elaborado por el Gobierno Vasco, y que se presentó en su día como documento flexible y abierto a los agentes políticos. Un ejercicio de reflexión al que los grupos parlamentarios han respondido con la defensa de sus iniciativas. Las del grupo de EAJ-PNV han ido encaminadas a apuntalar una Estrategia “acertada, útil y fundamental” para enfocar una nueva etapa en Euskadi y asentar un modelo de País en el que nadie se quede atrás. Una estrategia, ha destacado Aiartza, alineada con el programa de Gobierno y con otras dos herramientas decisivas para responder con éxito a los retos económicos y sociales que tenemos encima: los programas Next Euskadi y Berpiztu. El representante jetzale ha reconocido que la situación que vivimos es dura y que, pese a todos los esfuerzos realizados, en los próximos años se seguirá perdiendo empleo; pero sin estas herramientas, ha advertido, la situación sería muchísimo peor. “Ahora estamos resistiendo, luego afrontaremos ya la salida, la transformación, para después renacer. Tres fases que nos necesitan a todos y para las que tenemos que prepararnos”.

Los datos económicos e industriales que en estas últimas semanas estamos conociendo nos indican que podemos estar “en el principio del fin”. Entre las cifras “esperanzadoras”, Aiartza ha citado el aumento de las exportaciones, del Índice de Producción Industrial, de la cartera de pedidos o las cifras del paro del mes de abril, el más bajo desde que comenzó esta pandemia. La estimación realizada por el Gobierno Vasco prevé generar este año 13.600 empleos y 15.800 el siguiente. La tasa de paro se irá reduciendo hasta el 10,1% en este ejercicio y el 9,5% en 2022. “Si fuimos capaces de conseguirlo en el pasado, seremos capaces de conseguirlo ahora”, ha manifestado. No obstante, la realidad está lejos de ser la deseada. “Tenemos casi 127.000 personas sin empleo (9.743 personas más que en el inicio de la crisis), aumenta el paro de larga duración y las tasas de temporalidad que ya veníamos padeciendo se mantienen. Efectivamente no son datos buenos, pero estamos consiguiendo poner los cimientos para volver a levantar un edificio fuerte y con materiales buenos. Cuando la Covid nos dé una tregua y sus efectos estén controlados, Euskadi volverá a despegar con fuerza”.

La Estrategia marca dos claros objetivos, compartidos al 100% por EAJ-PNV: generar más empleo y de mayor calidad. El trabajo digno, ha recalcado Aiartza, ofrece a la sociedad “calidad de vida y estabilidad, ofrece futuro y redunda en beneficio del crecimiento económico”. El representante jeltzale ha reconocido que nuestro mercado arrastra, desde antes de la crisis de la Covid, problemas estructurales que se han visto agravados. “La parcialidad, la temporalidad, el empleo de larga duración….Es una realidad ante la que no queremos resignarnos y que queremos combatir con las mejores herramientas que entre todos y todas podamos diseñar”.  Aiartza ha valorado el papel y los esfuerzos realizados por las empresas vascas en estos casi 16 meses de pandemia para resistir y soportar los embates de la incertidumbre y la inestabilidad. Aunque ha asumido que ello no oculta la “profundidad del daño causado” al mercado laboral. De ahí, ha añadido, la necesidad de activar todos los mecanismos posibles para acelerar la recuperación y el desarrollo que Euskadi venía protagonizando antes de esta crisis global.

COMPARTE