Artolazabal anuncia un incremento presupuestario del 30% en los medios que el Gobierno Vasco destina a la prevención y atención hacia las víctimas de violencia machista

En la comparecencia de presentación de las líneas generales de actuación del departamento, se marca como objetivo reforzar la transversalidad de las políticas de Igualdad
Artolazabal anuncia un incremento presupuestario del 30% en los medios que el Gobierno Vasco destina a la prevención y atención hacia las víctimas de violencia machista
26 Octubre | Gobierno Vasco

La consejera de Igualdad del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal ha anunciado hoy varias medidas contra la violencia machista que su departamento pondrá en práctica en los próximos cuatro años, entre ellas, el incremento presupuestario durante esta legislatura en los medios que el Gobierno Vasco destina a la prevención y atención hacia las víctimas de violencia machista, de un 30%, hasta superar los 30 millones de euros anuales.

Beatriz Artolazabal, ha comparecido esta mañana, ante las comisiones de Igualdad y de Políticas Sociales, en el Parlamento Vasco para dar cuenta de los ejes generales de actuación de su departamento a lo largo de la “XII Legislatura 2020-2024”. Acompañada por Izaskun Landaida, directora general de organismo autónomo Emakunde – Instituto Vasco de la Mujer, José Antonio Rodriguez Ranz, viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, Ana Agirre, viceconsejera de Justicia y Lide Amilibia, viceconsejera de Políticas Sociales, Artolazabal ha ido reseñando los principales objetivos y retos que abordara a lo largo de los próximos cuatro años el departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales.

Durante la comparecencia, la consejera, ha destacado que “por primera vez” el Gobierno Vasco cuenta “con un departamento que aborda la lucha contra todas las formas de discriminación y la promoción de la convivencia”, algo que ha tildado de “oportunidad”. “Una palanca para profundizar en los derechos humanos, de todas las personas”. En este sentido, ha remarcado que “el ejercicio efectivo de los derechos y el despliegue de los proyectos de vida, de personas y familias, son el horizonte y el sentido de acción de nuestro departamento”.

Artolazabal ha recordado que a su departamento le corresponde la consecución de cuatro Objetivos de País incluidos en el programa de Gobierno:

  • Colocar a Euskadi entre los 5 países europeos con menor desigualdad social (Índice Gini).
  • Posicionar a Euskadi entre los 6 países europeos con mayor índice de igualdad de género.
  • Aumentar la esperanza de vida hasta los 85 años.
  • Aumentar en un 10% las tasas de natalidad.

A la Igualdad desde la transversalidad

Reforzar la transversalidad de las políticas de Igualdad entre hombres y mujeres es uno de los objetivos que se ha fijado Artolazabal, también con otros departamentos del ejecutivo Urkullu. En esta materia, el departamento confía en que el Parlamento Vasco apruebe con celeridad la modificación de la Ley vasca de Igualdad entre Hombres y Mujeres y anuncia que va a propiciar un Pacto de País a favor de la igualdad y de una vida libre de violencia contra las mujeres.

Avances legislativos que serán complementados con: el incremento presupuestario en los medios que el Gobierno Vasco destina a la prevención y atención hacia las víctimas de violencia machista; la creación de ayudas para las víctimas que no hayan percibido las indemnizaciones previstas en sentencia judicial, así como para hijos e hijas huérfanos a consecuencia de la violencia machista; la implantación del sistema de ventanilla única mediante la gestión integrada en la atención a casos de mujeres víctimas; o la ampliación de las ayudas a todo tipo de víctimas de violencia contra las mujeres; entre otros.

La consejera ha anunciado igualmente que el departamento incrementará un 20% la partida destinada a la asistencia jurídica inmediata para las mujeres víctimas y que las instalaciones de los Juzgados de violencia sobre la mujer se adecuarán para separar a víctimas y agresores.

Asimismo, Artolazabal ha avanzado la creación, durante esta legislatura, del Observatorio de Igualdad de mujeres y hombres y violencia contra las mujeres.

La consejera ha puesto el foco también en la necesidad de impulsar “un cambio de valores desde la coeducación”, porque “si los niños y niñas no aprenden Igualdad, terminan contagiándose de desigualdad”. Así, en colaboración con el departamento de Educación, se implementará el II plan de coeducación para el sistema educativo vasco: en el camino hacia la igualdad y el buen trato. Triplicando, al menos, el número de centros educativos que elaboren su plan de Coeducación, con el objetivo de “llegar en esta legislatura a todos los centros de enseñanza”.

Otra de las líneas estratégicas de Emakunde – Instituto Vasco de la Mujer seguirá siendo el impulso del empoderamiento de mujeres y niñas y la sensibilización e implicación de los hombres a favor de la igualdad, reforzando el programa Gizonduz.

Apuesta por la memoria

En materia de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, la consejera ha dejado claro que “todas las víctimas serán una prioridad. Sin equidistancias, sin equiparaciones, sin paralelismos, pero sin exclusiones”. En su opinión, “el futuro, nuestro futuro, debe tener memoria”. Una memoria que “tiene que abarcar la memoria de un país, la memoria de sus personas y la memoria de todas sus víctimas”.

Beatriz Artolazabal ha destacado que “las nuevas generaciones tienen el derecho y el deber de saber que en este país se llegó a matar por pensar diferente y a vulnerar derechos en nombre de la razón de Estado”. Y para ello el Gobierno va a desarrollar estos próximos cuatro años una memoria “crítica y autocrítica”, “abierta e inclusiva”, “una memoria de memorias en la que quepamos todos y todas”, “sin odio y sin rencor”, en definitiva, una memoria “para la convivencia”.

Artolazabal ha subrayado que “el Consejo Vasco de Participación de Victimas del Terrorismo, desde su trabajo discreto y constructivo, está llamado a desempeñar un papel muy relevante en esta legislatura en la conexión entre víctimas y sociedad. Unas víctimas –ha añadido la consejera– que pueden y deben jugar un papel activo en la construcción de un necesario consenso para la convivencia”.

En este ámbito, Gogora – Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, está llamado a consolidarse como el centro de referencia de la memoria en Euskadi, con su archivo, fondos, banco de datos, centro de documentación, biblioteca, etcétera. La consejera ha puesto como ejemplo, la Base de Datos de las Víctimas Mortales de la Guerra Civil, que tiene ya identificadas 21.039 personas fallecidas con nombre y apellidos y de los que se dispone de algún testimonio acreditativo.

Durante esta legislatura esta política de memoria inclusiva tendrá, además, reflejo en la definición y creación del espacio expositivo de la sede de Gogora, en la renovación del discurso y del proyecto expositivo del Museo de la Paz en Gernika y en la creación de un Centro Memorial del 3 de marzo en Gasteiz.

En materia de cooperación, Artolazabal ha enumerado la nueva Ley Vasca de Cooperación al Desarrollo y el V Plan Director de Cooperación para el Desarrollo (2022-2025), como los proyectos más relevantes.

Además, el nuevo departamento articulará un Plan Estratégico de Convivencia y Derechos Humanos, que se estructurará en dos grandes ámbitos, la Agenda Vasca para la Convivencia y la Agenda Global de los Derechos Humanos.

Una justicia más humana

“La justicia es un servicio público esencial y es necesario garantizar la universalidad en su acceso”, ha proclamado Beatriz Artolazabal. Por ello, “es necesario garantizar la universalidad en su acceso”. Al tiempo, “la justicia debe ser efectiva y cercana, es decir, que satisfaga las necesidades sociales”.

Por ello, en esta materia, Artolazabal cree “fundamental” garantizar la asistencia jurídica gratuita “a las personas sin recursos”. Anualmente, el Gobierno Vasco destina 15 millones de euros para ello, si bien, la consejera ha indicado que “ampliaremos esta partida siempre que exista una mayor demanda social”.

En cuanto al nuevo Plan de Justicia Juvenil, éste contemplará una dotación superior a los 105 millones de euros y se fija como objetivo situar la tasa de reincidencia juvenil por debajo del 15%.

El desarrollo del plan estratégico de Justicia, supondrá: apoyar modernización del sistema judicial; coadyuvar a la mejora de la efectividad, agilidad y digitalización de la justicia; e impulsar una justicia más próxima, restaurativa y centrada en las personas. El nuevo Plan Estratégico de Justicia se aprobará en septiembre de 2021, según ha indicado.

Además, la Viceconsejería de Justicia, aumentará sus medios: incrementará ya la plantilla de la Administración de Justicia en Euskadi con 49 nuevas plazas y pondrá en funcionamiento la nueva unidad docente del Instituto Vasco de Medicina Legal. También está prevista la creación y puesta en funcionamiento de nuevos juzgados, concretamente en el partido judicial de Bilbao, se crearán un nuevo juzgado de los social y otro de primera instancia.

Sin dejar a nadie atrás

En materia social, la consejera de Igualdad ha adelantado la extensión de la teleasistencia a todas las personas mayores de 80 años que vivan solas a través del servicio público BetiON. “Calculamos que podemos llegar a más de otras 50.000 personas mayores, dándoles más seguridad a ellas y a sus familias”, ha indicado Artolazabal. Al tiempo, el Gobierno extenderá este servicio a “otros colectivos de riesgo de forma proactiva para detectar a las personas más vulnerables, al margen de su edad”, gracias a la colaboración con los servicios sociales de base.

“Fortalecer el Sistema Vasco de Servicios Sociales” será otro de los motores del nuevo departamento. En el ámbito de mayores y discapacidad, la consejera ha anunciado el diseño y puesta en marcha de una Estrategia de cuidados de larga duración sociales y sanitarios.

En lo que a familias se refiere, Artolazabal ha señalado que “prolongaremos de 3 a 14 años, las ayudas para la contratación de una persona cuidadora”. Del mismo modo, se planteará una Ley de los derechos de la Infancia y la Adolescencia con el objetivo de regular y desarrollar el sistema de protección, prevención y promoción.

Entre lo más novedoso, destaca que el Gobierno Vasco va a promover la unificación de los recursos de atención especializada en abuso infantil, siguiendo el modelo europeo Barnahus. Las denominadas casas de los niños y niñas o Barnahus son lugares en los que se coordinan juzgados y el sistema de protección, dando atención integral a las niñas y niños víctimas de abuso sexual. “La idea es que toda la atención que deban recibir estos menores se concentre, de forma que no sean ellos los que tengan que estar tocando diferentes puertas”, ha explicado la consejera.

En el ámbito de la juventud, Artolazabal ha esgrimido que “desarrollaremos una política integral de juventud que muy pronto se plasmará en la remisión al Parlamento del proyecto de Ley Vasca de Juventud”. “Nuestra prioridad será desarrollar una estrategia de emancipación juvenil impulsando oportunidades especialmente para la formación, el empleo y el acceso a la vivienda”.

La forma de llevar adelante estas políticas se basará en tres pilares: con cooperación y coordinación, forjando alianzas. “Hago mías estas palabras de Naciones Unidas”, ha divulgado Artolazabal: “para lograr la paz, la justicia y la inclusión, es importante que los gobiernos, la sociedad civil y las comunidades trabajen juntos para reducir la violencia, hagan justicia y garanticen la participación inclusiva”.

Fuente: Irekia

COMPARTE