EAJ-PNV anima a sus bases a subir este domingo a Zaldiaran, Serantes y Ernio y desde allí llamar a la participación en las elecciones más importantes en 40 años

La formación jeltzale celebrará su acto central de campaña en estos tres montes de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, una acción simultánea que es coherente con las recomendaciones sanitarias y simboliza el esfuerzo que vascas y vascos deberemos afrontar los próximos años
02 Julio | EBB

“Pues sí, el PNV se va a echar al monte”. Andoni Ortuzar, presidente del Euzkadi Buru Batzar, ha desvelado esta tarde en Azpeitia el pequeño misterio que rodeaba al anuncio que EAJ-PNV lanzó ayer a través de sus redes sociales. La formación jeltzale se echará este domingo no a un monte, sino a tres: Zaldiaran en Araba, Serantes en Bizkaia y Ernio en Gipuzkoa. Allí, en estas tres cimas, el Partido Nacionalista Vasco celebrará este 5 de julio, a las 12:00 horas, el acto central de su campaña electoral. Será un encuentro inédito en las citas electorales vascas. Y será un acto en sintonía con las recomendaciones sanitarias vigentes con motivo de la pandemia de la covid-19. Es por ello que, esta vez, las bases jeltzales no estarán citadas ni en el BEC ni en La Casilla, tradicionales escenarios de sus masivos encuentros electorales con su militancia y simpatizantes. Esta vez, la afiliación jeltzale está llamada a calzarse las botas, preparar el hamaiketako, llenar la cantimplora, calarse la gorra y la txapela, darse crema protectora (el pronóstico meteorológico es óptimo) y subir en grupo a Zaldiaran, a Serantes o a Ernio. En cada cima intervendrá el o la cabeza de lista del Territorio Histórico en cuestión: Leixuri Arrizabalaga en Serantes, Bakartxo Tejeria en Ernio e Iñigo Urkullu en Zaldiaran, por ese orden. EAJ-PNV ofrecerá las tres intervenciones en directo a través de sus redes sociales.

¿Por qué esta elección? Porque, como queda dicho, el que propone EAJ-PNV es un acto coherente con la situación sanitaria actual; porque subir al monte, una de las actividades preferidas por vascas y vascos, simboliza el esfuerzo que la sociedad vasca va a tener que acometer ante la crisis en los próximos años, un reto que debemos afrontar en grupo, en cordada, sin que nadie quede atrás; y porque desde estas tres cimas, emulando la tradición de los montes bocineros, EAJ-PNV quiere llamar al conjunto de la ciudadanía vasca a participar en las que son, en palabras de Andoni Ortuzar, “las elecciones más importantes para Euskadi en 40 años”. Con independencia de la hora y del punto de partida que cada participante elija, lo relevante es la cita en las tres cumbres: domingo 12 de julio, 12:00 horas.

Durante su intervención en Azpeitia, Ortuzar ha asegurado que EAJ-PNV ni busca ni va a buscar la confrontación con otros actores políticos y sociales, y menos ahora que la crisis demanda unidad. “Somos un pequeño gran pueblo, capaz de lo mejor y a veces también de lo peor. Nuestra historia es una mezcla, una sucesión de valores positivos (el auzolan, los caballeritos y su ilustración, la Bascongada de Amigos del País, Euskaltzaindia, el cooperativismo, nuestras instituciones…) y también de episodios negros (la guerra de bandos, las carlistas, el 36, ETA…). Está clara cuál es la opción que prefiere la sociedad vasca actual. No es la confrontación. Es la unidad. Es arrimar el hombro. Es auzolan”, ha dicho el líder abertzale, para acto seguido hacer un llamamiento “a todas las organizaciones políticas, sindicales y sociales a trabajar en auzolan, a cooperar, a trabajar en conjunto para sacar a Euskadi de la dura prueba económica y social que nos viene. Las instituciones vascas que van a salir de estas elecciones tienen que ser el motor de la salida de la crisis, no una jaula de grillos, no una reproducción de la guerra de bandos”. Y este llamamiento se lo ha hecho Ortuzar con especial énfasis “a quienes se consideran abertzales”. “El llamamiento está hecho, la mano del PNV está tendida”, ha dicho.

“No vamos a ir a la confrontación, sino al monte”, ha asegurado Ortuzar antes de resolver el pequeño misterio jeltzale. “Para los vascos y vascas, el monte es un símbolo. Es libertad, es superación, es salud. También fue durante mucho tiempo centro político: los montes bocineros desde donde se convocaban las Juntas Generales, o las reuniones de mendizales en época de la dictadura para transmitir clandestinamente las ideas democráticas y abertzales. Somos un pueblo que le gusta subir al monte. Somos un partido al que le gusta subir al monte. Y es lo que vamos a hacer el domingo. Así que todos y todas a sacar las zapatillas y botas de monte… ¡y a hacer cumbre! Este domingo tenemos que hacer cumbre, pero, sobre todo, tenemos que hacer cumbre el domingo siguiente. El 12 de julio hay que colocar la ikurriña en lo más alto. El 12 de julio, con el PNV, comienza el futuro de Euskadi”, ha concluido.

Por su parte, la cabeza de lista por Gipuzkoa, Bajartxo Tejeria, ha reivindicado el proyecto del PNV, “que empieza y termina en Euskadi, porque Euskadi es nuestro proyecto”. Y ha incidido en que, “en un momento de crisis como el que vivimos, un proyecto abertzale como el nuestro tiene más vigencia que nunca, porque el sentido de pertenencia a una comunidad política desarrolla y hace más efectiva la solidaridad”. “Tenemos claro qué somos y lo que queremos: somos abertzales y queremos una Euskadi fuerte, solidaria y justa, dueña de su futuro”, ha afirmado; “por eso, proponemos un nuevo concierto político y social para vivir y convivir mejor”.

En su intervención, Tejeria ha hecho hincapié en que “el PNV cumple la palabra dada”. Y ha añadido que “basta fijarse en los resultados” para comprobarlo: “nos comprometimos a reducir el paro por debajo del 10%, y pasamos del 12,7% al 9,3%; prometimos que 20.000 jóvenes tendrían una primera oportunidad laboral, y han sido más de 27.000; desarrollar 100 proyectos estratégicos de investigación, y, a finales de 2019, ya se había superado esa cantidad; reducir en un 20% la emisión de gases de efecto invernadero, y se han reducido un 21,7%; situar la tasa de abandono escolar por debajo del 8%, y está en el 6,7%; rebajar en un 20% la tasa de pobreza de Euskadi y se ha rebajado un 31%“.

El presidente del GBB, Joseba Egibar, que también ha participado en el acto de Azpeitia, ha considerado que “el virus ha puesto a todo el mundo en su sitio”. Y en lo relativo a “la oposición político-sindical” vasca, la conclusión es que “no ha estado a la altura –ni muchísimo menos- que exigía y que exige el momento”. “Han confundido deseos con realidad, y han utilizado la pandemia como un elemento de destrucción electoral del PNV, olvidando y sacrificando el principio rector de la política que es preservar y defender el interés colectivo, el bien común”, ha explicado.

La actitud y las declaraciones de los sindicatos y de la izquierda abertzales son –según Joseba Egibar- un claro exponente e esa estrategia. “Duda despejada: está claro que vienen a disputar el poder”. “Les mueve la lucha por el poder y la forma más directa de llevar a cabo su proyecto pasa por desplazar al PNV”. Frente a esta actitud, Egibar ha defendido que EAJ-PNV pone en el centro de su actuación a las personas, sus derechos económicos, sociales y políticos. Nuestro objetivo es “cuidar a las personas, reactivar la economía y el empleo, cuidar la naturaleza y el medio ambiente, unir fuerzas y ponernos en pie para salir adelante”.

COMPARTE