Urkullu llama a construir "un nuevo futuro asentado en los valores de la cultura de la paz, la convivencia y los derechos humanos"

El Lehendakari reivindica en Tabakalera “la cultura como una inversión en positivo para Euskadi” y afirma que es “el momento de devolverle lo que nos da día a día: la vamos a apoyar”
28 Junio | EBB

El Lehendakari y candidato jeltzale a la reelección, Iñigo Urkullu, ha lanzado hoy un llamamiento a “construir un nuevo futuro asentado en los valores de la cultura de la paz, la convivencia y los derechos humanos”. Urkullu ha elegido el acto político que EAJ-PNV ha celebrado este mediodía en Tabakalera para reivindicar la concordia y la tolerancia en un momento en el que se ha registrado un preocupante repunte de la tensión política, alentada por posiciones extremistas que se retroalimentan en su discurso de odio, resentimiento y confrontación. “Frente a la razón de la fuerza, el compromiso ético y democrático. Es inaceptable que, en la Euskadi de 2020, haya quienes ante unas vulneraciones de derechos humanos pongan el grito en el cielo y, ante otras, miren para otro lado o las jaleen y aplaudan. Es inaceptable. No hay dos varas de medir los derechos humanos. El compromiso ético significa que nos comprometen siempre y en todos los casos”, ha dicho Urkullu. La presidenta del Parlamento Vasco y cabeza de lista por Gipuzkoa, Bakartxo Tejeria, y el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, también han participado en el acto político celebrado en el Centro Internacional de Cultura Contemporánea de Donostia.

Urkullu ha recordado que “hace 40 años Nestor Basterretxea y otras 32 personalidades de la cultura vasca, entre ellos Eduardo Chillida, Koldo Mitxelena, Xabier Lete, Jose Miguel Barandiaran, Julio Caro Baroja, Manuel Lekuona o Martin Ugalde, firmaron el ‘Manifiesto de los 33’. El manifiesto ‘Garaiz gabiltz; todavía estamos a tiempo’ fue un grito desgarrador, un grito angustioso, que clamaba contra el uso de la violencia y apostaba por la democracia, el respeto a los derechos humanos y la convivencia. Una llamada que sus destinatarios no atendieron y causó a sus firmantes el desprecio y el rechazo de quienes, pasados 40 años, siguen sin querer reconsiderar su actuación. Estas dos legislaturas hemos hecho un ingente trabajo para defender este principio. El compromiso ético es una constante en la trayectoria del Partido Nacionalista Vasco. Vamos a dar continuidad a esta inversión social”, ha garantizado el Lehendakari.

Urkullu se ha declarado “consciente” del impacto que la pandemia ha tenido “en la cultura vasca, en la industria cultural y sus profesionales. La cultura se ha movilizado por la sociedad durante el confinamiento. Ahora, tenemos que ayudar a levantar la cultura y su industria. Es el momento de devolverle lo que nos da día a día. No dejaremos caer la cultura de Euskadi. La vamos a apoyar”, ha asegurado antes de reivindicar la cultura como “espacio de encuentro y creación, como visión crítica y constructiva, como invitación al respeto y la convivencia. La cultura es una inversión en positivo para Euskadi”.

En opinión de Urkullu, los tres primeros meses de pandemia han visualizado “dos modelos confrontados: por un lado, la mayoría de la ciudadanía y las instituciones, empeñadas en colaborar y buscar salidas y soluciones; y, por otro lado, una minoría ruidosa empeñada en poner palos en las ruedas, quejarse y buscar culpables”. Pero “solo hay una manera de poner Euskadi en pie”, ha dicho. “Solo hay una manera de salir. Trabajando en equipo, colaborando. Ese es el ‘modelo de Gobierno’ que defiendo. Es la ‘cultura política’ que defiendo. Colaborar para impulsar soluciones. Aportar, participar, construir. La actitud destructiva es parte del problema. La colaboración es parte esencial de la solución. La colaboración es una expresión de la cultura”.

Andoni Ortuzar, por su parte, ha invitado a la ciudadanía vasca a que, antes de ejercer el voto el 12 de julio, “haga un ejercicio práctico” y “analice la oferta de todas las formaciones, que analice las capacidades y las virtudes de todos los candidatos y candidatas a la Lehendakaritza, que valoren quién les da mayor confianza y garantía. Y que, libremente, voten en consecuencia, pero que voten tras pensar en qué necesita ahora Euskadi y a quién necesita hoy Euskadi”. En opinión del líder abertzale, esa reflexión previa es necesaria porque “estas elecciones son muy importantes. Lo pasado y lo que está por venir nos obliga a afianzar un Gobierno sólido, con un Lehendakari reforzado en las urnas, con fuerza suficiente para adoptar decisiones valientes y las políticas públicas más eficaces para salir adelante. Un Gobierno fuerte que esquive los palos en las ruedas que desde la oposición se intenten poner”, ha afirmado.

La presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, ha incidido en que “la respuesta dada por las instituciones y la ciudadanía vasca a la pandemia nos lleva a concluir que somos un pueblo solidario y responsable, que sabe enfrentarse a los desafíos que se le presentan; somos un país capaz de sobreponerse a las adversidades y salir adelante”. “Tenemos un modelo que funciona y lo hemos demostrado”, ha subrayado, “y si hemos sido capaces de desarrollar todas estas políticas y consolidar nuestras instituciones ha sido gracias al autogobierno”. Tras remarcar que “no necesitamos la tutela de nadie”, la cabeza de lista jeltzale por Gipuzkoa ha reclamado “responsabilidad política plena”. “Necesitamos todas aquellas políticas públicas que tienen incidencia en la ciudadanía vasca; reclamamos todas las competencias necesarias para garantizar nuestros derechos políticos, económicos, sociales, lingüísticos y culturales; todas ellas deben estar incluidas en nuestro haber competencial”, ha explicado. “De ese modo, podremos afrontar el futuro en mejores condiciones”, ha concluido.

COMPARTE