EAJ-PNV defiende un modelo penitenciario propio que respete la dignidad de las personas, reduzca el uso de la prisión y favorezca la resocialización

Una vez transferida la competencia a Euskadi, la formación jeltzale cree necesario buscar el acuerdo con todas las instituciones vascas y el tercer sector para desarrollar un sistema penitenciario “más humano, eficaz en la reeducación y que tenga como principio la justicia restaurativa”
13 Marzo | Parlamento Vasco

Joseba Zorrilla, parlamentario de EAJ-PNV, ha defendido la necesidad de diseñar un sistema de gestión penitenciario propio “donde se garantice la  dignidad y los derechos fundamentales de las personas reclusas, se cumpla con los fines de la reeducación y la reinserción social y se apueste por el uso de medidas alternativas a la privación de libertad”. Un modelo, ha añadido, que deberemos acordar, una vez recibamos la transferencia de la gestión de las prisiones, con todas las instituciones y con el tercer sector. “El sistema de ejecución penal que definitivamente se implante en Euskadi no será el que hoy aquí decidamos. Será la consecuencia de un complejo proceso en el que intervendrán todas las instituciones y agentes sociales que trabajan con las personas penadas” ha dicho. Zorrilla ha puesto en valor el trabajo que vienen desarrollando los tejidos institucional y asociativo, “preocupados y ocupados en apoyar a las personas presas y en cumplir los objetivos de la reeducación y reinserción en la sociedad”.

En el debate monográfico que hoy celebra el Parlamento Vasco sobre el modelo penitenciario que necesitamos en Euskadi, Zorrilla ha vuelto a reclamar la transferencia de la gestión de las prisiones en cumplimiento de una ley orgánica como es el Estatuto de Gernika. “Necesitamos la competencia para desarrollar otro modelo más humano basado en la dignidad de las personas y el respeto a sus derechos fundamentales, porque estar privadas de libertad no quiere decir que sus derechos y libertades se recorten”. El representante jeltzale ha hecho una mención especial a la situación de desigualdad y discriminación que están sufriendo las mujeres presas y ha abogado por trabajar la perspectiva de género en todos los ámbitos del sistema penitenciario. En el campo de las víctimas, la formación jeltzale propone aplicar mecanismos de justicia restaurativa para reparar el daño causado a la víctima. Un sistema alternativo de justicia menos orientado hacia el castigo, ha asegurado Zorrilla, poniendo a la víctima y sus necesidades en el centro e incorporando el diálogo. Noruega puede ser el espejo donde se mire Euskadi cuando se materialice la transferencia, ya que su modelo penitenciario ha permitido reducir las tasas de criminalidad y reincidencia. “Su argumentación es muy sencilla: trátalos como seres humanos y actuarán como seres humanos”.

Durante su intervención, el parlamentario de EAJ-PNV ha insistido en que, en el modelo que queremos para Euskadi, la prisión debería ser la excepción, frente a los delitos más graves, y no la norma como ahora. “Defendemos la reducción del uso de la prisión y la promoción de las penas alternativaspara cumplir el fin último de la reeducación y reinserción social”. La justicia penal, ha concluido Zorrilla, debe ser una justicia” más preventiva y menos represiva”, porque sería más eficaz y menos costosa.

COMPARTE