No a la violencia contra las mujeres

Gure buruKIDEAK

18/06/2017

Entrevista a María Eugenia Arrizabalaga, burukide del EBB

María Eugenia Arrizabalaga: “Hacer política siendo abertzales obliga a hacer una política limpia y consciente de que no se construye Pueblo sin atender a las personas que lo forman”

María Eugenia Arrizabalaga, burukide del Euzkadi Buru Batzar responsable del Área de Ordenación del Territorio, Transporte y Desarrollo Sostenible, tiene claros los motivos por los que EAJ-PNV cuenta con un amplio respaldo ciudadano pese a los continuos intentos de la oposición por desgastarle. “Hacer política siendo abertzales obliga a hacer una buena política, política limpia y consciente de que no se construye Pueblo sin atender a las personas que lo forman. Esa fórmula sigue siendo la base del éxito de EAJ-PNV. Es la combinación del ideal y del realismo político: en una mano, la palanca del ideal nacionalista, y en la otra, la palanca de la realidad, la tensión de ambas tirando para adelante a este pueblo, con la mirada cercana, arraigada en Euskadi y con otra visión más amplia, a nuestro alrededor”.

En una entrevista concedida a la página web de EAJ-PNV, Arrizabalaga responde con contundencia a la acusación que desde la Izquierda Abertzale se ha lanzado contra el PNV, al que se censura por “haber dejado de ser un partido abertzale” al alcanzar un acuerdo presupuestario con el Gobierno central. “La acusación de la IA no tiene ningún sentido: el PNV siempre ha buscado en Madrid el resquicio para defender los intereses de Euskadi. En ocasiones logra aprovecharlo, yo diría que sólo cuando el Gobierno español de turno está en minoría y necesitado de nuestros votos. Esto lo sabe todo el mundo en Euskadi, y de ahí la amplia aceptación del contenido del acuerdo”, responde.

Arrizabalaga, portavoz jeltzale en las Juntas Generales de Gipuzkoa, subraya el sustancial cambio que ha experimentado el clima político, económico y social del Territorio desde que hace ahora dos años EAJ-PNV y Markel Olano volvieran a asumir las riendas de la Diputación Foral. “El cambio es evidente tanto en el grado de eficacia de las políticas como en el respeto hacia la ciudadanía del Territorio. Proyectos que habían quedado empantanados con Bildu están ya encauzados o en ejecución, como la autopista entre Antzuola y Bergara, la incineradora y la TMB, los peajes en Etzegarate o la regeneración de Pasaia”, asegura.

rss Ezagutzera eman

El acuerdo alcanzado por EAJ-PNV con el Gobierno central, que a la luz de las últimas encuestas ha sido bien recibido por la ciudadanía vasca, es para algunos portavoces de la IA la constatación de que el PNV ha dejado de ser un partido abertzale. ¿Qué opina usted? ¿Le molestan este tipo de acusaciones?

Precisamente, la pasada semana tuvimos un debate sobre esta cuestión en Juntas Generales de Gipuzkoa: EH Bildu presentó una iniciativa para reprobar los Presupuestos Generales del Estado. Les recordé en mi intervención que desde el año 78 ha habido, prácticamente cada año, un presupuesto en el Estado y que la Izquierda Abertzale nunca, jamás ha sentido la necesidad de reprobar ninguno de ellos. Tampoco en cada una de las ocasiones en las que un PP, con mayoría absoluta, aprobó sus presupuestos durante la pasada legislatura. Evidentemente no fueron presupuestos “más sociales” que este último, ni el PP como partido era entonces “menos corrupto” de lo que pueda ser ahora. De modo que, este nuevo “afán por la reprobación presupuestaria” que le ha surgido ahora a la Izquierda Abertzale no se basa en ninguno de los argumentos aportados, sino que surge, sobre todo, y esto sí es un clásico, por establecer un relato por la hegemonía en el ámbito abertzale atacando para ello al PNV. Lo que ocurre es que esa necesidad de destruir al rival político les hace caer en esquemas de discurso netamente españoles, y ni siquiera parecen darse cuenta. Todo vale en la lucha cortoplacista por la hegemonía. La acusación de la IA no tiene ningún sentido: el PNV siempre ha buscado en Madrid el resquicio para defender los intereses de Euskadi. En ocasiones logra aprovecharlo, yo diría que sólo cuando el gobierno español de turno está en minoría y necesitado de nuestros votos. Esto lo sabe todo el mundo en Euskadi, y de ahí la amplia aceptación del contenido del acuerdo. Yo soy del PNV porque soy abertzale y soy abertzale porque soy vasca. Digo más: porque soy abertzale no pierdo la esperanza de que el mundo de la IA un día de estos se acabe dando cuenta de que el proyecto político de emancipación nacional de Euskadi no pasa por la lucha hegemónica ni por la contraposición de modelos, sino por la colaboración inteligente sobre bases compartidas por las distintas formaciones abertzales.

Ese acuerdo alcanzado entre EAJ-PNV y el Gobierno central aporta certidumbre presupuestaria y un cronograma de ejecución para las obras del TAV. ¿En qué beneficios para la ciudadanía se traducirá este acuerdo? ¿Será esta infraestructura una realidad en 2023?

Es evidente que la liquidación del cupo, tras diez años de no lograr acuerdo, y en base a los números de las instituciones vascas aporta certidumbre. A este respecto sí quisiera añadir que tampoco me parece de recibo el discurso que ahora hacen algunos, por supuesto el PP, pero también el PSOE, poniendo en valor la voluntad de acuerdo, porque está históricamente demostrado que tanto unos como otros descubren esa supuesta “voluntad” sólo cuando están en situación de manifiesta necesidad. Pero es lo que hay. Los acuerdos presupuestarios alcanzados son amplios y confío en que se vayan a materializar en gran medida, aunque, también es verdad, que ha habido anteriores ocasiones en las que España se ha olvidado de lo firmado. En lo que respecta al TAV, espero que sí, que esta vez sea la definitiva. El detalle de ejecución en lo acordado permite pensar que así será. Y, desde luego, creo que debe ser. No podemos mantenernos en un debate político infinito: el tren de alta velocidad nos conectará entre nosotros y con Europa de forma eficaz y sostenible, mucho más sostenible de lo que puede hacerse en transporte privado o en avión, sin olvidar las oportunidades de mejora en cuanto al transporte de mercancías que reportará la conexión con los puertos a través de las plataformas logísticas de Jundiz y Lezo o la variante sur ferroviaria.

Las obras de la incineradora de Zubieta ya han comenzado, pese a todos los obstáculos colocados por EHBildu, antes cuando gobernaba y ahora desde la oposición. ¿Cree que la IA ha tenido éxito en su propósito de desgastar al PNV, incluso a costa de engañar y confundir a la ciudadanía de Gipuzkoa? ¿Cree que va a desistir o que va a perseverar en su estrategia de desgaste?

No hemos pretendido otra cosa que aplicar en Gipuzkoa el modelo de gestión de basuras de los países con mayor sensibilidad ambiental de Europa, el modelo de Alemania, Austria o Noruega. Sin embargo, hay quien cree que usar la manipulación para intentar crear alarma social es aceptable en el juego político; una actitud que denota poco respeto por la verdad y por las personas, así como una cultura política basada en proyectar negatividad y en el desgaste del oponente político. El panorama que ha dejado Bildu tras pasar por el gobierno foral es desolador: ni una sola infraestructura y muchas deudas. Creo que la gente, en general, es consciente de la situación y de que no podemos seguir así y creo también que la inmensa mayoría de los gipuzkoanos están realmente aburridos del eterno enfrentamiento a cuenta de la basura. Esto sí que es una política tóxica. Así que me parece muy acertada la decisión de la Diputación de ejecutar la planta cuanto antes –no estará terminada antes de fin de 2019–. Es increíble que algo que se toma con tanta normalidad en Europa (en Alemania hay 99, en Suiza 30, en Suecia 33…) aquí nos haga perder tanto tiempo, tanto dinero y tanta paciencia. Y como se descuiden, si siguen insistiendo en esa estrategia de focalizar su particular “guerra política” en la basura… el desgaste lo van a acabar sufriendo ellos.

Se cumple el ecuador de la legislatura foral y municipal. Tanto en la Diputación de Gipuzkoa como en el Ayuntamiento de Donostia EAJ-PNV ganó en las elecciones a EH Bildu. ¿Cree que las y los gipuzkoanos han percibido ya el cambio?

Creo que el cambio ha sido evidente desde el principio. Diría que se ha dado un cambio en dos niveles. Uno el que se refiere a la planificación y a la ejecución de los proyectos que habían quedado empantanados con Bildu y que están ya encauzados o en ejecución (la autopista entre Antzuola y Bergara, la incineradora y la TMB, los peajes en Etzegarate, la regeneración de Pasaia, etc.) y otro a nivel más… relacional, de actitudes, de modelos de gobernanza, de respeto hacia la ciudadanía. Para Bildu la “participación ciudadana” era, sobre todo, “participar con los de casa”; o, por ejemplo, no contemplaban políticas de promoción económica debido a un prejuicio ideológico que les llevaba a desconfiar de las empresas; o consideraban la política fiscal como un instrumento casi tan disciplinario como recaudatorio. De modo que sí, creo que se ha percibido el cambio, tanto en el grado de eficacia de las políticas como en el respeto hacia la ciudadanía del Territorio.

Con programas como Etorkizuna Eraikiz, Markel Olano lleva dos años trabajando para que Gipuzkoa deje atrás el cuatrienio de EH Bildu, marcado por el conflicto, y recupere sus señas de identidad como Territorio amigable, emprendedor, atractivo, acogedor. ¿Cómo ve al Diputado General en ese cometido?

Una de las cosas que más me ha gustado de Markel Olano es el haber establecido como visión estratégica hacer de Gipuzkoa el territorio con menores desigualdades de Europa: menor nivel de desigualdad social, de desigualdad de género, de desigualdad lingüística. O dicho de otra forma: establecer una lógica en las políticas de la Diputación que encamine a Gipuzkoa y a los gipuzkoanos por la senda del crecimiento económico y el progreso social, luchando contra la exclusión, fomentando la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, y poniendo al euskara en el lugar que le corresponde, es decir, por lo menos a la par del castellano. Creo que Markel Olano y su equipo tienen clara su misión para esta legislatura y que la están ejecutando: desde los Planes de Promoción Económica hasta las políticas sociales que este año han batido su record absoluto, 507 euros por cada gipuzkoano/a; desde las políticas de reconciliación y convivencia a una fiscalidad que fomenta la participación de los trabajadores en la empresa; la conservación de carreteras y los planes contra la violencia machista, etc. etc. Pero es que, además de las políticas y proyectos ya en marcha, mediante el programa “Etorkizuna Eraikiz”, el Diputado General lidera desde su Gabinete un ejercicio de prospectiva, compartido con muchas personas y agentes referenciales de la sociedad gipuzkoana, una reflexión sobre los retos que plantea el futuro de Gipuzkoa en el ámbito de su desarrollo social, aplicando para ello una metodología innovadora mediante laboratorios de experiencias que puedan servir de modelo, por ejemplo, en temas de conciliación, en la igualdad de la mujer en la empresa, en cuestiones de innovación aplicada al envejecimiento, etc. Me parece muy interesante, y no tan habitual, que un responsable institucional se plantee dar el salto entre la gestión de lo urgente y lo necesario a día de hoy, y la reflexión necesaria para plantear nuevas bases de actuación ante un futuro que requiere el diseño de nuevos modelos. Y mucho más si se hace en continua colaboración y feedback con la sociedad organizada.

EAJ-PNV es la marca que todos los partidos de la oposición quieren desgastar. Sin embargo, exhibe una fortaleza palpable, tanto en ayuntamientos y Juntas Generales como en el Parlamento Vasco. ¿Cómo se consigue?

Probablemente los factores son variados. Yo remarcaría uno: el haber acertado en sus decisiones estratégicas desde el momento en que optó por vías exclusivamente políticas y democráticas apostando por la construcción del Pueblo Vasco a través de sus instituciones propias, y haberlo hecho, además, compatibilizando el anhelo de los abertzales y el derecho de la nación vasca a decidir su futuro con la mejora de las condiciones de vida de toda la ciudadanía. Me atrevo a decir que hacer política siendo abertzales obliga a hacer una buena política, política limpia y consciente de que no se construye Pueblo sin atender a las personas que lo forman. Esa fórmula sigue siendo la base del éxito de EAJ-PNV.  Es la combinación del ideal y del realismo político, en una mano la palanca del ideal nacionalista y en la otra, la palanca de la realidad, la tensión de ambas tirando para adelante a este pueblo, con la mirada cercana, arraigada en Euskadi y con otra visión más amplia, a nuestro alrededor. En este momento y en el futuro, atentos a Catalunya, y en sintonía con el anhelo del pueblo catalán. El PNV reivindica también para Euskadi, ser un pueblo libre con derecho a decidir su futuro, y a ser Estado independiente si así lo decidiera la mayoría, desde las instituciones vascas y la sociedad. Es la ley de la democracia. Cuando nos dicen eso de que “el derecho a decidir divide”, o eso de que “no puede construirse nada con una mitad de la sociedad contra la otra”, automáticamente me surge la respuesta: lo que divide es la imposición, y suponiendo que la sociedad la compusieran dos mitades con sentimientos de pertenencia distintos, tendríamos que aceptar que el statu quo implica una construcción mantenida contra una de ellas. El primero de octubre Catalunya está llamada a votar en referéndum. Es imperativo democrático dejar al pueblo catalán expresarse, aunque preveo que Rajoy intentará impedirlo. Nosotros, en septiembre, reiniciaremos la búsqueda de un nuevo estatus político que suponga un salto cualitativo para Euskadi, en un proyecto confederal de estados. Es nuestra vía, la del PNV, que queremos hacerla con el pueblo, con los agentes sociales. Vienen tiempos interesantes.

Perfil

Maria Eugenia Arrizabalaga

Responsable del Área de Ordenación del Territorio, Transporte y Desarrollo Sostenible

María Eugenia Arrizabalaga Olaizola nació en Zumaia (Gipuzkoa) en 1967. Licenciada en Derecho, es burukide del Euzkadi Buru Batzar, responsable del Área de Ordenación del Territorio, Transporte y Desarrollo Sostenible desde febrero de 2016.

Su vinculación a la política le viene… de toda la vida. “Siempre me ha interesado mucho la política. Me siento abertzale y del PNV. Todo mi entorno ha sido siempre muy abertzale. Quizás las personas que conforman ese entorno no han estado metidas en política, pero siempre se ha hablado mucho y nos ha interesado mucho la política. Eso sí, la primera en ‘implicarse’ tanto puede decirse que fui yo”, afirma Arrizabalaga. “En el año 1995 me propusieron desde la Junta Municipal de Zumaia presentarme en las listas del Ayuntamiento. Para mí fue un gran honor. Dije que sí y desde entonces puedo decir que me dedico todos los días a la política”. En efecto. Desde 1995, María Eugenia no ha parado. Tras ocho años de concejal de Euskera, Turismo, Cultura y Fiestas en el equipo de gobierno Zumaia, en el año 2003 fue elegida alcaldesa del municipio costero, “un verdadero orgullo para mí”. Volvería a ganar las elecciones en 2011 pero la Izquierda Abertzale se coaliga con Eusko Alkartasuna de manera que María Eugenia pasa a la oposición (2007-2011). Tras esos cuatro años, María Eugenia ejerce durante año y medio como concejal de Antzuola. En ese periodo es nombrada también miembro del Gipuzko Buru Batzar, responsabilidad que desempeñaría durante 8 años y que entre 2009 y 2015 compaginaría con la de parlamentaria en la Cámara de Gasteiz. Justo en ese año, en 2015, coincidiendo con el gran triunfo de EAJ-PNV y el regreso de Markel Olano a la presidencia de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Arrizabalaga es elegida juntera y portavoz del Grupo jeltzale en las Juntas Generales del Territorio. Y desde 2016 es, además, miembro del EBB.

Casada con un bilbaíno de Ibarrekolanda, los pocos fines de semana que tiene libres a Arrizabalaga le gusta dar una vuelta por el monte o, en temporada, ir a por setas, “lo cual no quiere decir que demos con ellas”, bromea. “También disfruto mucho cuando se juntan los astros y podemos coger el coche para hacer una escapada. Pero con una de las cosas que más gozo es con las comidas-cenas entre amigos, los buenos, los de verdad, donde las tertulias y los cantos se alargan hasta altas horas. Buena comida y buena compañía cargan las pilas a cualquiera”, asegura. Otra de las cosas con la que disfruta es cocinando. “Cuando saco un rato intento cocinar. Tiendo a experimentar, aunque unas veces me sale mejor y otras no tanto”, dice, sin que pueda evitar una sonrisa al recordar  algún plato que no salió como debía. “Los chipirones me quedan bien, casi tanto como le salían a mi madre. No llego a alcanzarla todavía pero sí, me salen bien”.

El libro que más le ha llegado a impactar ha sido ´Las benévolas´ de Jonathan Littell; “muy recomendable” afirma.

María Eugenia es muy activa en Facebook, donde comparte reflexiones, contenidos interesantes y deseos. Y cuando habla de deseos recuerda aquel que tenía “hace muchos años ya, cuanto entré en política con un anhelo ‘muy primario’: ser y promover el sentimiento abertzale. Compaginar la voluntad de los que conformamos una nación y que tenemos derecho a ser lo que queramos, tanto como cualquier otra nación, con construir ese pueblo, esa nación, basándonos en la realidad y con el trabajo del día a día”.

  • María Eugenia Arrizabalaga: Fortaleza EAJ-PNV
    18/06/2017

  • María Eugenia Arrizabalaga: Acuerdo Gobierno central
    18/06/2017

  • María Eugenia Arrizabalaga: Cambio Gipuzkoa
    18/06/2017

Videoblog de Andoni

No a la violencia contra las mujeres
Alderdi Eguna 2017
Programa para las ELECCIONES AL PARLAMENTO VASCO 2016
Entrevistas - Gure Burukideak
Únete a nuestro canal de Telegram

  Agenda

21/11/2017 12:30

Itxaso Atutxa

   Onda Cero 

22/11/2017 08:30

Itxaso Atutxa

   Bizkaia Irratia 

24/11/2017 09:00

Joseba Egibar

   Radio Euskadi 

Twitter

Facebook

YouTube

Flickr